150 países prohíben utilizar nueve sustancias químicas dañinas para la salud

  • Ginebra, 9 may (EFE).- Un centenar y medio de países acordaron hoy prohibir la utilización de nueve sustancias químicas dañinas para la salud, algunas de ellas muy presentes en la vida diaria a través de los alimentos y los productos electrónicos.

150 países prohíben utilizar nueve sustancias químicas dañinas para la salud

150 países prohíben utilizar nueve sustancias químicas dañinas para la salud

Ginebra, 9 may (EFE).- Un centenar y medio de países acordaron hoy prohibir la utilización de nueve sustancias químicas dañinas para la salud, algunas de ellas muy presentes en la vida diaria a través de los alimentos y los productos electrónicos.

Esta decisión fue adoptada en Ginebra por los países suscriptores de la Convención de Estocolmo, en vigor desde 2004 y que tiene por objetivo proteger la salud de las personas y el medio ambiente de las sustancias orgánicas altamente contaminantes y duraderas.

Los elementos afectados por la decisión -como el hexaromodiphenylether y el pentabromodiphentylether, utilizado en los retardadores de llama y equipos electrónicos, respectivamente- están presentes en productos como pesticidas, semiconductores, transformadores y dispositivos electrónicos variados.

El responsable de la Secretaría de la Convención de Estocolmo, Donald Cooper, explicó que sustancias como ésas "no sólo son peligrosas y venenosas, sino que traspasan las fronteras, están en todos los sitios y recorren enormes distancias, desde Ecuador hasta el Polo".

Agregó que "no desaparecen, persisten en la atmósfera, el agua y los suelos. También se encuentran trazos en el organismo humano, donde se acumulan y hacen peores".

El experto dijo que "no sólo todos estamos expuestos a esos compuestos químicos, sino que los ingerimos" a través de los alimentos, como ocurre cuando se come un pescado contaminado.

Tales sustancias tienen consecuencias nefastas en la capacidad reproductora, en la inteligencia y son causantes de cáncer, por lo cual "el asunto no es cómo controlarlos, sino cómo eliminarlos completamente", recalcó.

Sin embargo, los nueve compuestos químicos sobre los que se alcanzó un acuerdo no serán prohibidos todos inmediatamente y en algunos casos se dará un plazo de dos a tres años, de modo que las industrias en las que son utilizados encuentren alternativas.

De esta manera, explicó Cooper, se pudo superar las reticencias de algunos países donde la producción y uso de tales sustancias son económicamente importantes.

"Algunas de ellas son activamente comercializadas y representan ventas por cientos de millones de dólares", declaró.

El coordinador de la Convención de Estocolmo, David Ogden, recordó que se ha demostrado que el 25 por ciento de las muertes prematuras en el mundo están vinculadas a causas medioambientales, como la contaminación de las aguas.

Ogden resaltó que "varios tipos de cáncer se incrementaron tras la introducción de estos compuestos químicos".