El CCCB rinde un homenaje cinematográfico a los 'Quinquis de los 80'

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) acoge a partir de mañana y hasta el 6 de septiembre la exposición 'Quinquis de los 80', una retrospectiva que pretende recuperar el cine de delincuencia juvenil, un género que vivió su apogeo en España entre 1978 y 1985 centrado en figuras como las de 'El Vaquilla' y 'El Torete'.

'Quinquis de los 80. Cine, prensa y calle' aporta, según sus comisarias, Amanda Cuesta y Mery Cuesta, "una mirada generacional" sobre el cine quinqui, un género acuñado desde "la voz de la calle", aunque sin reconocimiento desde el ámbito académico.

Las comisarias explicaron hoy en la presentación de la muestra en Barcelona que el cine quinqui puede considerarse un género porque se trata de un "cine de urgencia" que retrató las problemáticas del país en el mismo momento en que tenían lugar, enmarcado en una crisis económica y social que se cebó especialemnte con los barrios marginales de las grandes ciudades.

La muestra se centra en los barrios de La Mina (Barcelona), Otxarkoaga (Bilbao) y San Blas (Madrid), unos barrios construidos a toda prisa para acoger al mayor número de chabolistas posibles. De esta forma, se aborda el contexto social de dónde partieron los personajes de las películas, muchas veces protagonizadas por los mismos delincuentes, "en la más clara línea neorrealista".

Es el caso de 'Yo, el Vaquilla', un filme de José Antonio de la Loma protagonizado por el mismo Juan José Moreno Cuenca. La exposición, de hecho, hace un repaso por las 30 películas del género, entre las que destacan películas de De la Loma, como la saga 'Perros callejeros' y 'Los últimos golpes de El torete', y de Eloy de la Iglesia, que dirigió, entre otras, 'El pico', 'Navajeros' y 'Miedo a salir de noche'.

La exposición retrata a través de numerosas fotografías y carteles de la época algunas de las que fueron las películas más taquilleras del cine español, y se sumerge en las temáticas principales: el sexo, los colegas y la droga. La música de Los Chichos, Los Chunguitos y las Grecas, y el 'boom' de la heroína forman parte de los "nuevos territorios de evasión" que retrató el cine quinqui.

La parte más comprometida de la muestra llega al final, cuando se explica la vida de los jóvenes delincuentes en los reformatorios y en las cárceles de la época, "una historia de la transición en los márgenes", apuntó Cuesta, ya que, en su opinión, "las instituciones carcelarias heredaban las estructuras y el funcionariado franquista".

La muestra, que viajará en julio de 2010 a la Casa Encendida de Madrid, finaliza con un mural de una iglesia de Getafe (Madrid) que representa la última cena. En la pintura, San Juan, sentado junto a Jesucristo, es representado con la figura del actor José Luis Manzano, protagonista de 'El Pico'. "El mito", reconoció Cuesta, "sigue volando libre".