IU exige a Tussam que inserte la publicidad de la Unión de Ateos y cree "incomprensible" la actitud de Arizaga

SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

El Grupo Municipal de IU en el Ayuntamiento de Sevilla exigió hoy a Tussam que inserte la publicidad de la Unión de Ateos y Librepensadores y calificó de "incomprensible" la actitud del director gerente de la empresa municipal de transportes, Carlos Arizaga.

En un comunicado, IU afirmó que "la creencia en la existencia de Dios es un derecho tan legítimo como el contrario de cuestionarla" y apuntó que "la libertad de elegir una religión o ninguna religión pertenece al ámbito de la intimidad personal y debe ser preservado".

Por tanto, consideró "incomprensible la actitud de Tussam y, en particular, la posición tajante hecha pública por su director gerente en cuanto a negar, bajo razones mercantiles, derechos que están específicamente reflejados y protegidos en la Constitución Española y en el marco legal vigente".

Así, concretó que "en el título II, referido a derechos y a libertades, la Constitución en su artículo 20 reconoce y protege el derecho a expresar y a difundir libremente sus pensamientos, ideas y opiniones, señalando expresamente que el ejercicio de este derecho no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa".

De igual modo, recordó que "en la Ley de Publicidad de 1988, en su Título II, describe claramente lo que sería publicidad ilícita, dejando perfectamente claro que ésta no está de ninguna manera inmersa en tal calificación, resultando perfectamente exigible".

También quiso aclarar IU que "un convenio de publicidad o un contrato para su explotación entre Tussam y 'Clear Channel' no puede sobreponerse a la Constitución o a las Leyes cuando se trata de proteger un derecho fundamental" e insistió en valorar como "intolerable" el hecho de que se recurra a "la interpretación de unos contratos mercantiles para ejercer una especie de censura previa que limita el ejercicio de derechos constitucionalmente protegidos".

Asimismo, recordó que "esta publicidad ya circula con absoluta normalidad en ciudades europeas y españolas", por lo que dijo no entender que en Sevilla "una empresa cien por cien pública recurra a argucias legales para no permitir el ejercicio de un derecho fundamental".

Por todo esto, reiteró que "debe procederse a la inserción publicitaria solicitada por la Unión de Ateos y Librepensadores, de la misma forma que si cualquier otra asociación solicitase contratar publicidad en el sentido contrario" y lamentó "las contradicciones de las declaraciones públicas del director gerente de Tussam sobre este tenor, que no se corresponden con las de alguien que dirige una empresa pública en nombre del gobierno de progreso de la ciudad".