La Comunidad recurre por vía contenciosa la Ordenanza de publicidad del Ayuntamiento por invasión de competencias

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

La Comunidad de Madrid presentará un recurso contencioso-administrativo contra la Ordenanza de publicidad exterior del Ayuntamiento de Madrid porque entiende que invade competencias regionales, informó hoy en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno el vicepresidente primero y portavoz, Ignacio González.

El 'número dos' del Ejecutivo que preside Esperanza Aguirre señaló que el Consistorio madrileño no ha atendido al requerimiento que meses atrás le hizo la Comunidad de Madrid en cuanto a modificar la citada normativa, motivo por la que la recurren.

Así, precisó que la ordenanza municipal sigue invadiendo competencias regionales y supone una restricción a la libertad de empresa. Recordó que el texto impide la colocación de carteles luminosos en negocios en el centro de la ciudad e impide competir en igualdad.

También indicó que la normativa sigue impidiendo la publicidad en vehículos comerciales. "Permite el anuncio pero no la promoción dando tratamiento discriminatorio en Madrid en relación a otros municipios", apuntó.

El Consejo de Gobierno de la Comunidad ya requirió el pasado 19 de febrero al Ayuntamiento de Madrid para que modificar la Ordenanza reguladora de publicidad exterior por vulnerar competencias autonómicas. Sin embargo, el pasado 26 de marzo el Ayuntamiento rechazó dicho requerimiento.

La Comunidad de Madrid entiende que la Ordenanza continúa vulnerando la libertad de empresa reconocida en el artículo 38 de la Constitución Española, y en las normas comunitarias. Si bien el reglamento y las ordenanzas locales pueden establecer limitaciones a la libertad de empresa, tales limitaciones habrán de producirse dentro de los términos de la habilitación utilizada y ser idóneas y proporcionadas con el fin pretendido. Según el recurso, ninguno de tales requisitos concurren en dicha ordenanza, que produce una indebida, por excesiva, restricción a la libertad de empresa.

MEDIDA "DISCRIMINATORIA"

La Comunidad también subraya que la ordenanza municipal "incurre en una clara vulneración de la libre prestación de servicios y de la normativa comunitaria en la materia (Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006)". La Ordenanza, al regular la publicidad exterior en el municipio de Madrid incide en la prestación de servicios limitando su ejercicio, o sometiéndolo "a requisitos tan minuciosos que prácticamente anulan la posibilidad de desarrollar dicha actividad".

A juicio de la Administración regional, la nueva Ordenanza aprobada por el Ayuntamiento "es discriminatoria", ya que limita la actuación publicitaria de los empresarios ubicados en el municipio de Madrid frente a la de empresarios de otros municipios e incluso dentro del municipio en función de la zona en la que estén ubicados sus establecimientos comerciales. En el recurso se manifiesta que con ello se les restringe la posibilidad de darse a conocer al consumidor final de sus productos en condiciones de igualdad.

También recuerda que las limitaciones a la publicidad exterior se intensifican en la zona centro y el casco histórico, lugares de mayor afluencia turística de Madrid, cuyos comercios y establecimientos experimentarían, desde el punto de vista de la Comunidad de Madrid, "un innegable perjuicio económico y un agravio comparativo respecto al resto de los establecimientos del municipio.

En relación con las muestras opacas y banderines que se ubiquen en los edificios se mantiene "el excesivo grado de concreción de las mediciones". De hecho, la Ordenanza establece en el caso de los carteles de los bares del centro histórico de Madrid --considerado Zona 2-- que deben de tener una altura de 60 centímetros frente a los 90 centímetros de los ubicados en cualquier otra zona de Madrid.

LIMITACIÓN DE PUBLICIDAD EN VEHÍCULOS

El Ejecutivo que preside Esperanza Aguirre matiza que tampoco se recoge la alegación relativa a las limitaciones a la publicidad en vehículos que pertenezcan a actividades económicas que sólo podrán contener elementos de identificación pero no de promoción de sus productos y servicios.

También subraya que el Consistorio no ha atendido a la observación de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio en relación con los usos y parámetros urbanísticos que debe observarse en las instalaciones en suelo no urbanizable cuya determinación debe realizarse a nivel del Plan General y no a través de ordenanzas municipales.

Por último, cree que no se incorporan determinadas precisiones realizadas por la entonces Consejería de Cultura en relación con la instalación de elementos publicitarios en bienes de interés cultural, cuya autorización requeriría el previo informe favorable de la reunión conjunta Comunidad de Madrid-Ayuntamiento de Madrid en el seno de la Comisión Local de Patrimonio Histórico de Madrid.

La Ordenanza reguladora de publicidad exterior fue aprobada por el Ayuntamiento de Madrid el 14 de octubre de 2008. La Consejería de Economía y Hacienda presentó alegaciones el 10 de noviembre del pasado año por entender, entre otras cosas, que la Comunidad de Madrid ostenta competencias relacionadas con el contenido de dicha Ordenanza. Algunas de las alegaciones presentadas han sido recogidas en la nueva ordenanza municipal, aprobada el pasado 30 de enero.