PSOE dice que la campaña de publicidad de streeptease de Preciados sí atenta contra la dignidad y no los hombres anuncio

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El portavoz socialista de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Madrid, Pedro Santín, expuso hoy a Europa Press que la campaña de publicidad promovida por una marca de bebidas en una tienda de ropa en la calle Preciados "sí que atenta contra la dignidad de las personas" y no los hombres-anuncio, como decía el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, en la presentación de la nueva ordenanza de Publicidad Exterior.

Esta iniciativa comercial, que permite a los compradores elegir a un modelo de los tres que se encuentran en el escaparate de Preciados para que se quite una de las prendas que lleva, "atenta contra la dignidad de las personas y contra valores recogidos por la Constitución, como el derecho al honor y a la intimidad" y va en contra del artículo 3 de la Ley General de Publicidad.

Dicho artículo califica como publicidad ilícita la que presente a las mujeres "de forma vejatoria, bien utilizando su cuerpo o partes del mismo como mero objeto desvinculado del producto que se pretende promocionar", como ocurre en este caso, denunció Santín. Por todo ello, el PSOE reclama la retirada inmediata de la campaña.

Sobre el equipo de Alberto Ruiz-Gallardón, el socialista dijo que es "curioso" que el alcalde y la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, destacasen la "falta de dignidad" del trabajo de los hombres-anuncio pero "no han dicho nada de esta campaña".

Una iniciativa que, además, está muy ligada a la ordenanza municipal de Publicidad Exterior, que califica como tal toda actividad visible desde espacios públicos. De hecho, la normativa establece que para ejercer este tipo de publicidad se requiere una autorización del Ayuntamiento.

En este sentido, Santín dijo que si el Consistorio ha dado luz verde a la iniciativa de Preciados contrasta con otras acciones en las que ha sido "más exigente y pacato" para afirmar, a renglón seguido, que en ningún momento se debe dar esa autorización al contravenir el artículo 3 de la Ley General de Publicidad.

Santín responsabilizó directamente de la campaña a los delegados de Medio Ambiente y Seguridad, Ana Botella y Pedro Calvo, respectivamente, por permitir "una práctica denigrante contra las personas".