Telemadrid crea una Oficina de Control Presupuestario para ahorrar ante la crisis económica y publicitaria del sector

MADRID, 19 (EUROPA PRESS) La directora general de Radio Televisión Madrid, Isabel Linares, anunció hoy la creación de una Oficina de Control Presupuestario en el ente público regional para conseguir ahorros en una época de crisis económica y para crear nuevas fuentes de ingresos "que compensen la caída por recaudación presupuestaria". Durante su intervención en la Comisión de Control de Radio Televisión Madrid, Linares explicó que este nueva oficina "seguirá la línea" del pasado ejercicio, que terminó con un ahorro de 7 millones de euros "gracias a un esfuerzo tremendo". Así, a partir de ahora, este nuevo órgano estructurará los proyectos y los planes de acción, que serán remitidos todos los lunes al Comité Ejecutivo. "En Telemadrid, tiras del hilo y tienes ahorros", apuntó. En este sentido, destacó que se está optimizando en los derechos de emisión de películas y series para limitar la adquisición de nuevos derechos y prescripción de las ventanas de emisión y se han revisado todos los contratos de productoras externas, con un ahorro de 800.000 euros. Linares señaló que la producción externa sólo supone el 5,03 por ciento de la programación de Telemadrid, ya que la mitad es producción interna, el 38,3 son películas y series compradas y el 6,93 publicidad. Respecto al primer sector, resaltó el éxito de programas propios como 'Mi cámara y yo', 'Madrileños por el mundo' o la serie 'Dos de Mayo. La libertad de una nación', Respecto a los ingresos publicitarios, la directora general del ente público indicó que este año se prevén unos ingresos publicitarios iguales que el año pasado. Según explicó, en los dos últimos trimestre de 2008 cayó este tipo de ingresos un 17 y un 22 por ciento, respectivamente. En enero, el descenso fue del 25 por ciento. Afirmó que esta crisis es general y la padecen todas las televisiones generalistas, con caídas no conocidas desde los años 80 y superiores a la crisis de 1993. "La situación en Telemadrid es más compleja debido a la fragmentación de la audiencia en la región tras la entrada de dos nuevos operadores y la mayor implantación de la TDT, que hace que las centrales publicitarias se concentren en las cadenas generalistas", dijo Linares, al tiempo que señaló que se ha "neutralizado" la caída de la audiencia de la cadena en los últimos años. Tras comprobar los efectos de la crisis, la directora señaló que se implementaron planes y acciones para la contención, como la contención en gastos por compras, "ya que la cifra de gastos en personal se sitúa en los 68 millones de euros, los mismo que lo presupuestado". Así, señaló que el ente público consiguió ahorrar en el pasado ejercicio 1,6 millones de euros en compras gracias a la bajada del euribor y a la fortaleza del euros. Entre todos los objetivos, la Oficina de Control Presupuestario pretende en este año gastar un total de 125 millones de euros, "lo que supone ahorrar 22 respecto a 2008". Igualmente, indicó que se están renegociando todos los contratos de bienes, como el coste de las comunicaciones, el rating de los vehículos y las agencias de viajes y la reducción de papel para reducir los precios de los contratos, al igual que se han revisado todos los recursos externos para ahorrar de media un 15 por ciento. Por su parte, el diputado socialista Juan Antonio Ruiz-Castillo solicitó a la directora de Telemadrid que aplique el ahorro en la programación. Por ejemplo, indicó que la serie 'Viva Luisa', retirada por falta de audiencia, costó 358.000 euros. "Creo que una producción propia pueden tener audiencias similares. Está bien reducir en el rating de los coches o en las agencia de viajes", afirmó Ruiz-Castillo, al tiempo que pidió que el ahorro también afecte a la directora del programa 'Madrileños por el mundo' para "que se vaya a los mismos hoteles que el equipo del programa". ACUERDOS ENTRE TELEMADRID Y LOS SINDICATOS La Comisión de Control también trató hoy el proceso de negociación del acuerdo colectivo en Telemadrid. La directora del ente recordó las huelgas de los pasados 24 de junio y 1 de julio y las convocatorias de paros "en las que por primera vez en su historia la cadena se fue a negro con una acción sindical desproporcionada". Asimismo, informó de que en este mes de febrero también se convocaron paros motivados por el cese de siete contratos de obra en Onda Madrid pero que, finalmente, tras una negociación entre ambas partes, fueron desconvocados tras fijar una subida del IPC del 2 por ciento y tras comprometerse la Dirección a que no se producirían más desvinculaciones laborales, "sustituyéndolas por bajas incentivadas, incorporaciones a puestos de trabajo en televisión". "Con todo, los trabajadores de Telemadrid son conscientes de las nuevas medidas para mantener el equilibrio presupuestario y por eso estamos negociando con los representantes de los trabajadores", agregó. Respecto a la plantilla, Linares manifestó que el número de trabajadores a 31 de enero de este año es de 1.283, casi 100 más que en 2003. Eso sí, aseguró que la diferencia entre esta plantilla y la fijada en los presupuestos para 2009 es de 39 puestos de trabajo menos, que se deben, según indicó, a bajas voluntarias, incentivadas y a la finalización de contratos por obra y temporales. Por el contrario, Ruiz Castillo criticó la "importante reducción" de gasto personal aprobado para este año que, según sus datos, supondría que 80 personas dejarían de trabajar este año en el ente público. "En un momento como el de ahora, si se trata de despedir a empleados, la conflictividad esta servida, a no ser que ustedes cambien de estrategia ahora", dijo el parlamentario regional socialista, al tiempo que preguntó a la directora cuándo sacará a convocatoria las 31 plazas pendientes y si despedirá a alguno de los 44 directivos de la cadena. Por su parte, el diputado de Izquierda Unida Antero Ruiz calificó de "insuficientes" los recursos aprobados en los últimos presupuestos y señaló que la crisis financiera que a su entender sufre Telemadrid no puede prolongarse en el tiempo porque "se entraría en un callejón sin salida para competir con dignidad en el mercado audiovisual y cumplir programación de servicio público". "Las aportaciones extraordinarias son unas prácticas irregulares, que unida a la reducción de plantilla y decrecimiento en producción de programas mejorarán los resultados, pero ahogan la competitividad de la empresa", añadió. Aunque apoyó los acuerdos de los sindicatos con la dirección de la empresa Pública, Ruiz señaló que su formación no renunciará a defender su modelo de radiotelevisión madrileña "abierta, plural y participativa", crítica con el actual gestión y programación del ente pública y contraria a la "manipulación en los programas informativas". "Este grupo cree necesario un gran acuerdo social y política para sacar al ente público del atolladero", concluyó.