Tribunales.- Acuerdan el archivo de la investigación sobre la muerte de un hombre que ingirió zumo de noni

GRANADA, 28 (EUROPA PRESS) El titular del Juzgado de Instrucción 6 de Granada, Miguel Ángel del Arco, ha acordado el sobreseimiento provisional y archivo de la investigación sobre la muerte en enero de 2008 del hombre que ingirió zumo de noni que contenía altas dosis de cocaína, según revelaron entonces los análisis de toxicología. En el auto del juez, al que tuvo acceso Europa Press, consta que de lo actuado se desprende que los hechos investigados son constitutivos de infracción penal, si bien "no existen motivos suficientes" para atribuir su perpetración a persona alguna "determinada". El archivo, que también interesó el fiscal, según informaron fuentes jurídicas, se debe a que no se ha podido determinar si la droga fue introducida por alguien en el envase de zumo de noni que el fallecido tomó o si, por el contrario, la cocaína estaba presente en el jugo antes de ser abierto por la víctima. La causa judicial se centró en la investigación de la posible comisión de un delito contra la salud pública en cuanto que los informes del Instituto Nacional de Toxicología determinaron los altos índices de cocaína en las botellas retiradas del domicilio de Ogíjares (Granada) del hombre, que murió a consecuencia de una sobredosis. En cuanto que se tuvo conocimiento de la muerte, el pasado 31 de enero de 2008, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, a través de la Red de Alerta de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía, declaró una alerta alimentaria por posible intoxicación asociada supuestamente al consumo de zumo de noni. El producto estaba envasado en botellas de cristal de un litro de capacidad, en las que figuraba la denominación Jugo de Noni 'Tahitian Noni' y en el etiquetado se podía leer 'Hecho en E.U.A. por Morinda, Inc. Importado por Morinda Inc. Importando por Morinda Internacional México'. El número del lote y la fecha de caducidad del zumo "eran ilegibles", según señaló entonces la Consejería, que introdujo la alerta para la localización e inmovilización de los envases y aconsejó a los ciudadanos que tuvieran productos similares que se abstuvieran de consumirlo. El fallecido era consumidor habitual de la fruta tropical y tomó jugo como parte del desayuno, mientras que otra persona que también resultó afectada, una mujer, apenas bebió del zumo porque no le agradó el sabor. La empresa 'Tahitian Noni International' ya sostuvo un mes después, en febrero de 2008, que las autoridades sanitarias españolas habían levantado la alerta y confirmado la seguridad de su zumo, una decisión que dijeron entonces acoger muy positivamente. La portavoz de la empresa en Europa, Kathrin Aue, señaló en esas fechas que su zumo de noni había sido sometido "a rigurosos análisis independientes" y que, los mismos, son llevados a cabo "por las autoridades europeas de seguridad alimentaria".