¡Que paren las máquinas! BNP Paribas prevé que el euro caiga a mínimos de una década


El euro cae hasta los 1,2947 dólares al cierre en Fráncfort (Alemania)

El euro cae hasta los 1,2947 dólares al cierre en Fráncfort (Alemania)

El euro tiene un año complicado por delante. En pleno debate sobre su estabilidad y soportando sobre sus espaldas rumores que señalan su fin, todo apunta a que la moneda comunitaria deberá lidiar con un escenario muy turbulento en los próximos meses. Tanto es así que los expertos prevén que se debilite frente al dólar a lo largo de este  ejercicio. "La moneda comunitaria tiene muchas papeletas para cerrar el ejercicio en 1,15-1,20 dólares", asegura Gonzalo Murcia, director de asesoramiento de BNP Paribas Wealth Management, la división de inversión del banco francés. Este nivel está un 12% por debajo de su cota actual (en torno a 1,30 unidades del billete verde), y supone marcar mínimos frente a la divisa más importante del mundo en casi una década. En concreto, desde el año 2003. Ni siquiera en los momentos más tensos de la crisis ha vuelto a visitar esas cifras.  Pero, ¿por qué el euro parece estar abocado a volver a niveles de hace nueve años? Según Murcia, "en la medida en que se vayan armonizando las políticas fiscales de los países europeos y éstos lleguen a un acuerdo en materia de déficit, es de esperar un papel más activo del Banco Central Europeo (como que compre deuda pública). Además, con las diferencias de crecimiento entre Estados Unidos y Europa, vemos a corto plazo una revalorización progresiva del dólar frente al euro".Por eso, BNP Paribas Wealth Management recomienda a sus clientes, e inversores en general, que diversifiquen sus estrategias y tengan en cuenta activos que no estén relacionados con la moneda común. Entre ellos, por ejemplo, está la deuda pública emitida en otras divisas, como las del norte de Europa. "Vemos oportunidades en bonos en coronas suecas y noruegas. Ambas divisas están apoyadas por estas economías, que cuentan con un crecimiento sólido, una deuda más baja que la media de la eurozona y con la calificación más elevada a ojos de las agencias de rating, la famosa triple A. Además, estas monedas se apreciarán frente al euro", explica Murcia.También aconseja apostar por bonos soberanos de los mercados emergentes y comprar en divisa local. En este caso, el argumento es que "estos países en desarrollo van a seguir registrando un nivel de actividad económica más elevado que los desarrollados, por lo que sus divisas continuarán comiendo terreno al dólar americano y al debilitado euro", puntualiza el director de asesoramiento de la entidad. Otra de las alternativas al euro que señala BNP Paribas son los pequeños mercados asiáticos, como Tailandia, Malasia, Filipinas o Indonesia, que están aguantando bien la crisis y siguen registrando una rentabilidad sólida y constante. En este sentido, BNP Paribas cree que la mejor vía son los fondos de inversión, ya que puede resultar muy complicado elegir valores en concreto. Pero esto no significa que la entidad francesa deje completamente de lado al euro. Es más, cree que hay buenas oportunidades de inversión. Entre ellas están las marcas de coches alemanas Mercedes-Benz y BMW, cuyas ventas en China están creciendo a gran velocidad; el máximo exponente del lujo francés, LVMH, puesto que las firmas exclusivas están sacando pecho en plena crisis; y algunos gigantes españoles como Inditex y Repsol, que están en las quinielas de la mayoría de los expertos. Qué dicen los demás analistasA pesar de que las previsiones del banco francés parecen muy pesimistas, no están muy lejos de las horquillas que estiman otros expertos. Banca March, por ejemplo, cree que la moneda comunitaria se moverá entre 1,15-1,20 dólares.¿Sus argumentos? Los problemas de déficit que sufren muchos países de la eurozona, así como las dificultades de financiación de la periferia, podrían pasar factura a la divisa común, mientras que los síntomas de mejora que está mostrando la economía americana deberían apoyar al dólar. Este escenario, incluso, puede acercar en un futuro a la paridad de estas monedas (es decir, que un euro valga igual que un dólar). Algo más optimistas son los pronósticos del banco estadounidense Morgan Stanley o de la firma X-Trade Brokers, quienes no prevén un euro por debajo de 1,20 dólares. Aun siendo así, el que parece ser el mejor escenario, la moneda comunitaria volverá a mínimos de mediados de 2010.