Incertidumbre sobre Chrysler a la espera de una segunda audiencia del tribunal de quiebras de Nueva York

NUEVA YORK, 28 (del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero)

El futuro de Chrysler, uno de los tres grandes fabricantes de vehículos de Estados Unidos, permanece incierto este jueves a la espera de que hoy continúe la audiencia que se inició ayer en un tribunal de quiebras de Nueva York, en la que se espera que el juez encargado del caso emitiera su veredicto.

Chrysler, en suspensión de pagos desde el 30 de abril, ha pedido autorización al juez Arthur González para vender los activos de la empresa a una nueva compañía que estaría controlada por el consorcio automovilístico italiano Fiat, operación que cuenta con el beneplácito de la Casa Blanca.

Los abogados del fabricante con sede en Auburn Hills, Michigan, afirmaron ayer ante el juez que la venta de los activos es "crucial" para el futuro de la compañía y advirtieron que si la operación no se aprueba antes del 15 de junio la empresa se verá abocada a su liquidación.

Pero hay una parte de los acreedores de la empresa, tenedores de deuda por importe de 1.000 millones de dólares que se oponen a la operación porque consideran que la valoración que se ha hecho de los activos de Chrysler es "demasiado a la baja".

Ayer comparecieron en el tribunal el ex presidente de Chrysler Tom LaSorda, el abogado de Chrysler, Robert Manzo, de Capstone Advisory Group, y el vicepresidente senior de Desarrollo de Negocio de Fiat, Alfredo Altavilla, quien viajó desde Italia para prestar declaración, según informa la prensa local.

Altavilla aseguró ante el juez que Fiat está a la espera de que el tribunal apruebe la transacción para iniciar el proceso, mientras que LaSorda no escatimó en palabras para explicar los esfuerzos que ha hecho el grupo desde hace tres años para encontrar un consorcio internacional interesado en la fusión.

En caso de que finalmente el juez Gonzalez apruebe la venta de los activos, la nueva compañía pasaría a estar presidida por el consejero delegado de Fiat, Sergio Marchionne, y su objetivo sería iniciar lo antes posible la venta de unidades de Chrysler, Dodge y Jeep.