Los trabajadores de astilleros paran mañana la actividad en contra de la "falta de liquidez" de la empresa

SEVILLA, 11 (EUROPA PRESS)

Los cerca de 1.300 trabajadores de Astilleros de Sevilla SA y de la industria auxiliar harán mañana un paro de 24 horas para protestar por la "falta de liquidez" que, a su juicio, sufre la empresa, que "no está saneada", algo que se traduce en "dificultades para pagar a las empresas subcontratistas, para poder contratar a más personal y para afrontar nuevos trabajos y pedidos".

El presidente del comité de empresa, Gregorio Mora (CCOO), indicó a Europa Press que en esta situación de "bastante" dificultad financiera llevan "un tiempo largo", por lo que se está viendo afectada la industria auxiliar, de forma que "aunque no hay cierres y los sueldos se están pagando, no podemos tirar económicamente hacia adelante".

De esta forma, explicaron que la empresa "quiere seguir con la actividad pero está teniendo dificultades para conseguir financiación", por lo que consideraron que la empresa "debe buscar sus medios para poder subsistir, nosotros no vamos buscar dinero para la sociedad, aunque estamos haciendo todo lo posible para colaborar con la empresa".

Por ello, mañana será "el primer día" de nuevas movilizaciones para pedir más liquidez a la empresa, que se prolongarán en días sucesivos "si no nos buscan alternativas".

Así, explicaron que mañana a primera hora celebrarán una asamblea y posteriormente abandonarán la factoría para concentrarse ante la sede de la Delegación Provincial de Innovación, Ciencia y Empresa, en el edificio Rubén Darío de la capital hispalense.

"Pese a que cobramos, estamos teniendo dificultades y tenemos algún retraso al percibir nuestras nóminas", añadió Mora, quien precisó que hay varias empresas auxiliares "a las que no se les ha pagado este mes el 50 por ciento del pedido". Apuntó que un 50 por ciento del pedido se cobra al inicio de la obra, mientras que la otra mitad se recibe a la terminación del barco".

Los trabajadores temen que estos "impagos iniciales" vayan "a peor" y lamentaron que loa falta de liquidez "además está provocando que la empresa no pueda contratar a más trabajadores, cuando haría falta realmente más personal".

Por ello, estas movilizaciones van en contra de la "falta de liquidez" de la empresa, pero también en contra de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) "al ser responsables de vender indebidamente los astilleros a una empresa inadecuada y que no debería haber vendido las instalaciones de Sevilla; ahora deberá dar explicaciones", y también contra la Junta "por ser parte de la negociación con la SEPI y dejar de lado a los astilleros".

"Esperamos que con estas medidas de protestas y estas reivindicaciones se beneficie a la empresa y se cree empleo, pues una empresa que se hace cargo de otra debe tener liquidez para afrontar proyectos y contrataciones", reiteró Mora, quien recordó que entre la empresa matriz y las auxiliares, mañana están convocados 1.300 trabajadores.

SITUACIÓN DESDE HACE MESES

Hace ya dos meses, los trabajadores de los astilleros de Sevilla advirtieron de la "nefasta" situación en que se encuentra la empresa y pidieron la llegada de un nuevo socio inversor, que figure bien como propietario o bien como accionista de referencia, para solucionar los problemas de falta de liquidez que sufre la factoría.

También demandaron segregarse de la factoría de astilleros de Huelva "para evitar que la mala situación de Huelva nos arrastre".

Entonces Gregorio Mora aseguró que "todos, incluidos los trabajadores, nos comprometimos a tirar para adelante con los astilleros de Sevilla, pero, a pesar del empeño, no nos está gustando la gestión de la empresa, que padece problemas de liquidez y estamos teniendo problemas para subsistir". Así, aseguraron que "nos falta aspectos tan básicos como combustible para las máquinas, dióxido de carbono para soldar o instrumentos de mantenimiento, no tenemos ni bombillas de repuesto, ni lo básico".

Por ello, insistieron en que contactaron con la Junta y con la empresa, que, según los trabajadores, reconoce la mala situación, para explicarle la situación, a lo que el Gobierno andaluz "está contactando y tanteando empresas para hallar un comprador que inyecte dinero o propiciar la entrada de un nuevo inversor que pudiera pasar a formar parte del grupo de propietarios, pues necesitamos una inversión de dinero, que hasta ahora no hemos conseguido porque los bancos no conceden préstamos".