El Diario de Sesiones del Congreso recoge a Celia Villalobos llamando "ladrones" e "indignos" a los socialistas

MADRID, 1 (EUROPA PRESS) El acta provisional del Diario de Sesiones del Pleno del Congreso de esta mañana, en el que la diputada del PP Celia Villalobos se enfrentó airadamente con la vicepresidenta primera de la Cámara, la socialista Teresa Cunillera, recoge a la ex ministra llamando "ladrones" a los socialistas y tachando de "indigno" al diputado del PSOE que había criticado al alcalde de Málaga. Villalobos, secretaria cuarta del Congreso por el PP, protagonizó esta mañana, en la sesión de control al Gobierno, un agrio cruce de palabras con Cunillera exigiendo a gritos una rectificación a un diputado del PSOE que había criticado al alcalde de Málaga, Francisco De la Torre, con insinuaciones propias, a su juicio, de "un miserable". La ex ministra fue llamada al orden en el hemiciclo y, tras el rifirrafe, comentó a los periodistas que el Congreso se ha convertido en "un colegio de Primaria de los antiguos" y criticó incluso a sus compañeros de la Mesa de la Cámara, tanto a Cunillera como al propio presidente, José Bono. "Los socialistas ya ponen de presidente a cualquiera", enfatizó en los pasillos de la Cámara. El borrador del Diario de Sesiones, consultado por Europa Press, recoge algunas de las expresiones de Villalobos pronunciadas en el hemiciclo fuera de micrófono. En un momento dado, y mientras Cunillera le estaba denegando un turno de alusiones para defender al alcalde de Málaga, la ex ministra insistía en su interpretación de que el diputado socialista Miguel Angel Heredia había acusado de robar al regidor malagueño y reclamaba una rectificación. "LLÁMEME A DONDE QUIERA PORQUE ME VOY""Ladrones vosotros. Ladrón tú, en tu pueblo, donde gobiernas", dijo a los socialistas, según reflejaba esta tarde el acta de la sesión, recogida por Europa Press. "Eres un diputado indigno --aseguró en otro momento, en alusión a Heredia--. Sí, lo eres". En el acta se percibe también el enfado de Villalobos con Cunillera cuando la llamaba al orden. "Llámeme a donde quiera, porque me voy", espeta a la vicepresidenta.