"Herederos de La Pepa" buscan en Colombia el rastro de los diputados de Cádiz

  • Bogotá, 20 mar (EFE).- Tras recorrer Estados Unidos, México y Centroamérica, los "Herederos de La Pepa", dos gaditanos que se han propuesto encontrar el rastro de los diputados americanos firmantes de la Constitución de Cádiz de 1812, llegaron casi al ecuador de su largo y aguerrido periplo: Colombia.

Bogotá, 20 mar (EFE).- Tras recorrer Estados Unidos, México y Centroamérica, los "Herederos de La Pepa", dos gaditanos que se han propuesto encontrar el rastro de los diputados americanos firmantes de la Constitución de Cádiz de 1812, llegaron casi al ecuador de su largo y aguerrido periplo: Colombia.

El periodista y editor José Piñeiro y la médico Natalia Botaro partieron de Cádiz, sur de España, el pasado noviembre, con el propósito de recorrer en nueve meses más de 50.000 kilómetros: todo el continente americano, desde Estados Unidos hasta Cabo de Hornos.

Ello sin contar Cuba y Filipinas, islas que también forman parte del plan de los "Herederos de La Pepa", una organización civil creada en esa ciudad andaluza para investigar todo lo relacionado con aquel hito histórico.

Su afán no es otro que descubrir quienes fueron los 64 diputados americanos que hace 200 años viajaron con grandes dificultades desde sus lugares de origen hasta Cádiz.

El único propósito de aquellos hombres (militares, clérigos y civiles) fue debatir y firmar la que sería la primera Constitución democrática del entonces imperio español, que popularmente se conoce como "La Pepa" porque se promulgó el día de San José.

"Nos juntamos un grupo de amigos, sorprendidos por el gran desconocimiento que había en Cádiz sobre la Constitución de 1812", dijo Piñeiro en una entrevista con Efe.

A partir de ahí se creó "Herederos" para dejar testimonio de la importancia de "La Pepa", una Carta "que abolió la Inquisición, contempló el fin de la esclavitud, hacía a todos iguales ante la Ley y supuso una revolución en cuanto a avances democráticos, como la libertad de prensa", matizó.

La importancia de aquella Magna Ley es que se adoptó en toda América y fue el germen de la independencia, cuando en España se abolió rápidamente.

Piñeiro detalló que el objetivo es recabar toda la información posible en América sobre aquellos personajes y hechos relacionados, y tras cuatro meses de viaje, en los que han atravesado montañas, desiertos, ríos y mares, siempre junto a su propio vehículo, han descubierto monumentos a "La Pepa" en lugares insólitos.

Así es como se encontraron monolitos en San Agustín de La Florida (EEUU) y en la localidad hondureña de Comayagua; criptas y enterramientos del entonces diputado por Nuevo México Pedro Bautista Pino o del costarricense Florencio del Castillo; o la casa en la que vivió el mexicano Gordoa Barrios, en Zacatecas.

Desde noviembre pasado, Piñeiro y Botaro se han entrevistado con más de cien investigadores y han recabado miles de documentos y fotografías, material que servirá para editar libros sobre los diputados americanos y organizar exposiciones fotográficas con motivo del Bicentenario de "La Pepa" en 2012.

En Colombia, sus ojos están puestos en Domingo Caicedo y Santa María, el diputado del entonces Virreinato de la Nueva Granada, quien llegó a luchar en España contra la ocupación francesa.

Cuando regresó a Colombia fue nombrado general por Simón Bolívar, "El Libertador" para, una vez lograda la independencia, convertirse en vicepresidente y ministro del Interior y de Relaciones Exteriores de la Gran Colombia.

En este país también existe un monumento a la Constitución de Cádiz, pero los "Herederos" no saben todavía donde se encuentra, por lo que están dispuestos a quedarse en Colombia hasta que lo vean con sus propios ojos.

Los 64 diputados americanos de Cádiz "fueron fundamentales en los procesos de independencia de sus respectivos países", aseguró Piñeiro, quien, sin embargo, cree que en sus lugares de origen sólo se les reconoció la labor independentista y apenas saben de su hazaña gaditana.

Es por eso que los "Herederos de La Pepa" van a rescatar la memoria de aquellos héroes de la primera mitad del siglo XIX, un momento histórico y único tanto para España, que perdía su hegemonía colonial, como para América, donde nacía la independencia.

"Estamos redescubriendo hombres", remarcó Piñeiro, al restar importancia a su propia gesta y a la de su compañera Natalia Botaro, quienes disponen de un presupuesto de 100 euros diarios, aportados por ellos mismos y por los otros 50 "Herederos" que les esperan en Cádiz, para conseguir todo lo que puedan.