Ciberespías entran a la red nacional eléctrica de EE.UU., dice Wall Street Journal

  • Nueva York, 8 abr (EFE).- Ciberespías de China, Rusia y otros países han penetrado en la red eléctrica de Estados Unidos y dejado en ella programas de software que podrían ser utilizados para interrumpir el sistema, publica hoy el diario The Wall Street Journal.

Ciberespías entran a la red nacional eléctrica de EE.UU., dice Wall Street Journal

Ciberespías entran a la red nacional eléctrica de EE.UU., dice Wall Street Journal

Nueva York, 8 abr (EFE).- Ciberespías de China, Rusia y otros países han penetrado en la red eléctrica de Estados Unidos y dejado en ella programas de software que podrían ser utilizados para interrumpir el sistema, publica hoy el diario The Wall Street Journal.

Según el rotativo financiero, que cita fuentes de la seguridad nacional que pidieron el anonimato, ese ataque se ha producido desde países como China, Rusia y otros, con el objetivo -creen- de "navegar por el sistema eléctrico estadounidense y sus controles".

Aunque también señala que esos intrusos no han buscado "dañar la red de suministro u otros aspectos claves de la infraestructura", las fuentes alertaron de que podrían hacerlo durante una crisis o una guerra.

"Los chinos han intentado trazar el plano de las infraestructuras de EE.UU., como la red eléctrica, y también los rusos", indicó una fuente de los servicios de información al diario, que también indica que ese espionaje sobre la red de infraestructuras de este país va en aumento y hubo un gran número de casos el pasado año.

Asimismo, se indica que quienes detectaron esas presencias no deseadas fueron los servicios de inteligencia del país y no las empresas, por lo que desde esas agencias se teme que los "ciberatacantes" puedan llegar a tomar el control de las instalaciones eléctricas, de una planta nuclear o de las redes financieras vía Internet.

El diario indica que las autoridades están investigando esas intrusiones y que ya han encontrado software que podría utilizarse para destruir componentes estructurales, y según sus fuentes, además de la red eléctrica, los sistemas del agua y de depuración de aguas residuales, entre otros, han sido revisados por esos "ciberespías".

"En los últimos años hemos visto varios ataques contra infraestructuras esenciales en el exterior, y muchas de las nuestras son tan vulnerables como las del extranjero", indicó recientemente a los congresistas el director de Inteligencia Nacional de EE.UU., Dennis Blair.

El diario recuerda que el Gobierno del presidente Barack Obama prepara un costoso plan para la protección de la red eléctrica y otras infraestructuras que podría estar completado la próxima semana y en el que podrían incluirse los computadores de las redes privadas.

Durante la Administración del ex presidente George W. Bush el Congresó "aprobó fondos secretos por 17.000 millones para proteger las redes gubernamentales", indicó al diario una de sus fuentes.

El Pentágono ha gastado en los últimos seis meses cien millones de dólares en reparar los daños cibernéticos que ha tenido.

El periódico recuerda un caso en Australia en 2000, cuando un empleado descontento se sirvió del sistema de control informático automatizado para soltar más de 750.000 litros de aguas residuales en parques y ríos en los alrededores de un hotel.

La red eléctrica estadounidense está integrada por otras tres redes separadas que incluyen el este y el oeste del país, así como el estado de Texas, y en cada una de ellas hay miles de líneas de transmisión, plantas eléctricas y subestaciones, muchas de ellas conectadas por Internet, lo que aumenta la vulnerabilidad del sistema ante posibles ataques de espías y piratas.

El diario indica que rusos y chinos han negado estar involucrados en ese espionaje, aunque según sus fuentes los servicios de inteligencia han logrado trazar los caminos utilizados y llegado hasta ellos.

"Eso es pura especulación. Rusia no tiene nada que ver con ataques a la infraestructura de EE.UU. o de cualquier otro país del mundo", dijo al diario el portavoz de la embajada rusa en Washington, Yevgeniy Khorishko.

Un portavoz de la embajada china en Washington, Wang Baodong, indicó que Pekín "se opone firmemente a cualquier delito que destruya Internet o la red informática", además de que dispone de leyes que lo prohíben y mostró la disposición de su país a cooperar para contrarrestar esos ataques.