The Times & CUNY (y otros) se hacen hiperlocales

Jarvis

Jarvis

JEFF JARVIS/Buzzmachine El diario New York Times se ha asociado con la escuela de periodismo de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY) para desarrollar productos hiperlocales en los que los periodistas y los estudiantes trabajen conjuntamente con los ciudadanos. Jeff Jarvis, profesor de la CUNY, explica cómo funciona el proyecto, cuáles son sus objetivos y cómo se está trabajando para encontrar un modelo de financiación que permita sostenerlo y hacerlo crecer.

El New York Times está poniendo en marcha un producto hiperlocal llamado The Local en colaboración con nuestros estudiantes de la Graduate School of Journalism de CUNY. PaidContent ya avanzó la noticia. Así pues, yo voy a contar nuestra implicación y planes.

En CUNY estábamos trabajando por nuestra cuenta en un plan hiperlocal, con el que pretendíamos tomar un barrio de Nueva York y convertirlo en la comunidad hiperlocal definitiva, un modelo que demostraría cómo se puede capacitar a una comunidad para que informe sobre sí misma y que al mismo tiempo serviría de laboratorio para que nuestros estudiantes pudiesen interactuar con el público con métodos novedosos y colaborativos. El problema de enseñar periodismo interactivo, que es como llamamos a mi departamento, es que los estudiantes no tienen un público con el que interactuar.

Hablé sobre nuestras necesidades y planes en una reunión de editores online en el edificio del Times, y el responsable del digital, John Landman, me comentó en privado que el Times tenía planes parecidos. Decidimos asociarnos, y estoy encantado de decirlo.

El Times está trabajando en dos barrios en Brooklyn (Fort Greene y Clinton Hill) y en tres ciudades de Nueva Jersey (Maplewood, Millburn y South Orange). En cada uno de estos dos programas piloto tendrán a un periodista informando, pero también trabajando con la comunidad de manera novedosa. El objetivo del Times, al igual que el nuestro, es crear una plataforma escalable (no sólo en términos tecnológicos, sino también en apoyo) para ayudar a que las comunidades organicen sus propias noticias y conocimientos. El Times necesita que esto pueda crecer; no puede permitirse (ningún periódico metropolitano puede o ha podido) pagar a empleados en cada barrio y ciudad.

También tenemos que buscar formas para hacer que esta nueva estructura sea sostenible con ingresos publicitarios. Esa es la razón por la que pedí a la escuela de negocios de nuestro campus vecino en CUNY, Baruch, que nos preste experiencia empresarial y trabaje con la gente del Times. Necesitamos encontrar nuevas formas para servir y vender a anunciantes de ámbito muy local.

En CUNY, mis colegas Sandeep Junnarkar (profesor de interactivo) y Jere Hester (jefe de nuestro NYCity News Service) han reclutado a media docena de estudiantes de entre muchos voluntarios entusiastas. Trabajarán con el periodista y los editores del Times en Brooklyn tanto para informar como para ayudar a la comunidad a trabajar por si misma en áreas que por lo de ahora sólo podemos imaginar: reclutando a gente, formándoles, creando proyectos informativos alimentados por el público, ayudando a la gente a crear sus propias webs, etcétera. Estas son en su mayor parte fronteras nuevas. Nuestros estudiantes también trabajarán en el proyecto durante el verano, como becarios del Times, para dar continuidad.

En CUNY estamos buscando una subvención para llevar esto un poco más allá. Si lo conseguimos, pretendemos contratar a un profesor a media jornada para que supervise el proyecto, trabaje con miembros del claustro en otros cursos (por ejemplo, en el de reporterismo urbano) y posiblemente para que cree un curso sobre esta iniciativa. Contrataremos a formadores para que ofrezcan cientos de cursos locales sobre nociones básicas de las nuevas herramientas periodísticas y la práctica del periodismo y compraremos equipo para darle apoyo (pensad: montones de Flips). Publicaríamos además las lecciones aprendidas en un blog y en un manual, para que se beneficien de ello otras empresas informativas, comunidades y escuelas de periodismo.

El proyecto arranca con la Fase I (es decir, lo que podemos hacer antes de lograr la financiación completa). Se pueden ver comentarios de gente del Times en posts de Brownstoner, TechCrunch y PaidContent. Creo que se está hablando demasiado ahí sobre el uso del trabajo gratuito de blogueros y estudiantes. Por el contrario, yo espero que podamos ver modelos económicos que ayuden a financiar ese trabajo y animen a otros a sumarse. Pero todo a su tiempo.

Hay además otros proyectos hiperlocales en Nueva Jersey en los que tengo interés. Mi amiga Debbie Galant, de Baristanet, (la reina de los blogueros hiperlocales) tiene tanto éxito que se está expandiendo, cerrando un acuerdo con otra web local en Montclair y planeado llegar a más zonas. Habla de ello aquí. Y también está Patch, financiado personalmente por Tim Armstrong, de Google, que cubre las mismas ciudades de Jersey que The Times. Quiere ayudar a las comunidades a organizar lo que saben.

El único consejo que he dado a todos estos jugadores es que no compitan entre ellos, sino que colaboren. Tenemos que superar el viejo concepto de los periódicos de que una sola compañía "posee" una ciudad (y puede permitirse hacerlo). Esos días ya han terminado. En su lugar tendremos ecosistemas de noticias locales entrelazados, y para mantenerlos necesitamos contenidos y coberturas complementarias, y redes para vender anuncios a/en todas las partes. En una red que sólo enlaza a sus propios miembros (como ha demostrado Glam), todos los barcos se mueven en función de la marea de enlaces.

Se conviertan o no en realidad mis deseos optimistas, quizás estemos al fin a punto de tocar el vellocino de oro del hiperlocalismo. Es importante que The New York Times esté tratando de construir una plataforma para cubrir las comunidades locales sin su propio personal, sino capacitando a esas comunidades. Es importante que un líder tecnológico y publicitario como Armstrong esté invirtiendo en lo local. Y sobre todo es importante que una periodista como Galant tenga éxito informando sobre sus comunidades, periodística y comercialmente.

Cuando pienso en el futuro de las noticias locales (lo que surja de las cenizas de los diarios urbanos, y véanse las noticias de esta semana: están quemando), estas son el tipo de estructuras que veo en el centro de todo: nuevos pedazos que van formando una nueva tarta. Continuarán existiendo las empresas informativas (y su trabajo, sin duda, será organizar las noticias), pero ya no estarán en el núcleo central, sino en la periferia, ayudando a los que están en el meollo. Habrá gente que contribuya a los ecosistemas por muchas razones: para hacer dinero, para informar a la comunidad, para aprender, para pillar a los cabrones. Será necesario un sistema económico y un modelo que pueda financiar lo mejor de todo esto. Esa es la parte más difícil. Pero esto es un comienzo. Bravo por ello.

(Traducido por Snap Comunicación)