Una discográfica ofrece gratis su catálogo en internet para "ganar dinero"

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La productora discográfica valenciana Coffy Records ha decidido regalar todo su catálogo musical a aquellos que no puedan permitirse comprar sus cds o que prefieren destinar su dinero a otras cosas. Este modelo de negocio persigue enfrentarse a la crisis económica y el cambio en el modelo de negocio musical que supone las descargas por internet a través del P2P.

"La idea", explica su director artístico Llorenç Miralles, "es regalar nuestra música para ganar dinero. No somos una ONG", añade.

Coffy Records se fundó en 2003, y en sus filas cuenta con artistas como Hermano L, Alberto Gambino, Noult, y Cero 8 entre otros. "Cuando sacamos un nuevo cd, nuestros clientes pueden optar desde el primer día entre comprárselo en la tienda o bajárselo directamente de nuestra web, incluyendo la carátula". Desde la inauguración de este servicio (mayo de 2008), acumulan más de 160.000 descargas, y la cantidad crece cada mes.

De esta forma pretenden afrontar la nueva situación en el panorama musical: la gente compra cada vez menos cds, pero la asistencia a conciertos está aumentado. "Las productoras tradicionales creen que el futuro del negocio musical pasa por evitar el intercambio a través de la red, pero eso es como poner puertas al mar. De hecho, la piratería existía igualmente cuando el soporte principal eran las cintas: al mismo tiempo que el disco llegaba a las tiendas, estaba a la venta en los mercadillos de toda España", añade Miralles, que piensa que este modelo sirve para pequeñas productoras.

Para la compañía, una persona que se haya bajado todos sus referencias de la web es tan cliente como el que va a la tienda y compra el cd. " Si les gusta lo que hacemos, ambos harán cola entaquilla para asistir a nuestros conciertos y generarán ingresos", aseguran.

La única diferencia es la calidad de sonido, el que paga el cd quiere las máxima calidad de sonido, algo que la red no ofrece, y no se conforma con una carátula fotocopiada, quiere una impresa en papel de calidad. Están convencidos de que si, al final, el artista o el grupo es bueno, la gente paga por el original.

"Lo que no tiene sentido, y fomenta las descargas llamadas 'ilegales' es vender un cd de 12 canciones de las que dos o tres son buenas y el resto relleno", precisan.

Como todo modelo de negocio, el objetivo principal es ganar dinero. Por eso, antes de proceder a la descarga de un video o un cd, hay un anuncio pagado por algún patrocinador. "La gente que escucha hip hop (especialidad de la discográfica) forman un mercado joven, muy dinámico, crítico, con cierto poder adquisitivo que viaja, habla idiomas, es fiel a las marcas y está más abierto a las novedades que muchos otros, es decir el cliente ideal para determinados productos", explican.

Precisamente, por sus características, puede ser un sector al que no es fácil llegar desde soportes tradicionales como la radio, la televisión o la prensa, pero sí a través de su música. Según sus impresiones, los artistas más descargados, son también los que más cds venden y los que más público tienen en sus conciertos.