La Diputación de Gipuzkoa destinará 500.000 euros para la última fase de restauración del Palacio Igartza de Beasain

SAN SEBASTIAN, 16 (EUROPA PRESS)

La Diputación de Gipuzkoa destinará 500.000 euros para la última fase de restauración del Palacio Igartza de Beasain, cuyas obras comenzarán en breve y finalizarán en 2010. El palacio es el elemento más significativo de todo el conjunto monumental del mismo nombre, que se compone también de una ermita, un molino y un puente.

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, visitó hoy junto a la diputada de Cultura y Euskera, María Jesús Aranburu, el Palacio Igartza, donde subrayó la importancia de conservar el patrimonio y ratificó el compromiso de la Diputación con este conjunto monumental.

La primera fase de la restauración de este espacio ha sido promovida y financiada por la Diputación de Gipuzkoa, el Ayuntamiento de Beasain y la Obra Social de Kutxa y supuso un gasto de casi un millón de euros. El presupuesto para la última fase es también de un millón de euros, de los que la mitad serán sufragados por la institución foral.

La participación del Departamento de Cultura de la Diputación en el proyecto de recuperación de Igartza se remonta al año 1984, con la excavación de la presa de madera. En el año 2000 el Gobierno vasco declara Bienes Calificados, el conjunto monumental, el palacio, la ermita, el molino y el puente.

Ese mismo año, el Ayuntamiento de Beasain compró el conjunto Igartza y cinco años después firmó con la Diputación el acuerdo para su restauración. Entre el 2005 y 2008, el ente foral ha aportado 1.690.000 euros para rehabilitar no sólo el palacio sino todo el conjunto Igartza.

El conjunto monumental Igartza, data de la Edad Media y destaca por la variedad de los elementos inmuebles que lo componen, en los que se representan, la vivienda palaciega (palacio Igartza), la vivienda rural (caserío Dolarea y vivienda adosada al molino), el edificio religioso (la pequeña ermita), las comunicaciones (el puente y parte del Camino de Santiago) y las instalaciones preindustriales de aprovechamiento hidráulico tan importante en la historia económica de Gipuzkoa (ferrería, molino y presa de madera).

Los trabajos de restauración del palacio Igartza comenzaron en 2007 y en estos dos años los técnicos han tenido que consolidar la cimentación del edificio, se ha saneado y recolocado la estructura lígnea, se ha saneado la cubierta, remozado las fachadas y recuperado el patio interior. Otra de las características de esta obra es la utilización de productos naturales a fin de preservar su aspecto original.