CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

A más restaurantes de comida rápida en el barrio, más casos de ictus

  • Redacción Internacional, 19 feb (EFE).- En los barrios con muchos restaurantes de comida rápida, la incidencia de accidentes cerebrovasculares -ictus- es mayor que en el resto, según una investigación de la Universidad de Michigan (EEUU) hecha pública hoy.

Redacción Internacional, 19 feb (EFE).- En los barrios con muchos restaurantes de comida rápida, la incidencia de accidentes cerebrovasculares -ictus- es mayor que en el resto, según una investigación de la Universidad de Michigan (EEUU) hecha pública hoy.

Los responsables del estudio epidemiológico, dirigidos por Lewis B. Morgenstern, descubrieron que existe una relación entre la concentración de restaurantes de comida rápida y el número de ictus en el vecindario.

Ahora bien, los investigadores advierten de que esa relación no prueba que acudir a los restaurantes de comida rápida aumente el riesgo de ictus: serán necesarios estudios en profundidad que lo determinen.

El equipo centró su investigación en Nueces County, Texas (EEUU), donde se contabilizaron el número de restaurantes de comida rápida (262) y el número de ictus isquémicos que tuvieron lugar desde enero de 2000 a junio de 2003 -1.247.

Esos restaurantes cumplían al menos dos de las siguientes características: servicio rápido, comida para llevar, plantilla de camareros limitada o inexistente y pago del pedido antes de su consumo.

Con estos datos, los investigadores dividieron la ciudad en 64 barrios y descubrieron que en las zonas con mayor concentración de restaurantes de comida rápida había un 13 por ciento más de incidencia de ictus que en las áreas con menor concentración.

Además, la incidencia subía un punto porcentual por cada restaurante adicional de comida rápida.

Los investigadores explican que el aumento del riesgo de accidentes cerebrovasculares en función del número de restaurantes de comida rápida no está demostrado, aunque apuntan que existe una relación real entre ambas variables.

Morgenstern afirma que futuros estudios, que afecten a otras ciudades, deberán confirmar la relación establecida.

"No sabemos si la comida rápida realmente incrementa el riesgo de ictus por sus componentes o si los restaurantes de comida rápida son un marcador de barrios poco saludables", dice.

"Necesitamos empezar a aclarar por qué estas comunidades en concreto tienen mayor riesgo. ¿Es el consumo directo de comida rápida? ¿Es la falta de opciones más sanas? ¿Hay algo en estos vecindarios asociado con una peor salud?", añade.

Lo que tiene claro el experto es que los vecindarios con mayor concentración de este tipo de restaurantes son un objetivo principal para desarrollar programas de prevención y hábitos saludables.