Adrià dice que promover los productos españoles es la mejor receta contra crisis

  • Santo Domingo, 6 mar (EFE).- El cocinero español Ferrán Adrià es de los que opina que la mejor "receta" contra la crisis económica, que también afecta a la restauración, es la promoción de los productos de su país y, sobre todo, "cambiar un poco el chip y empezar a ser positivos".

Adrià dice que promover los productos españoles es la mejor receta contra crisis

Adrià dice que promover los productos españoles es la mejor receta contra crisis

Santo Domingo, 6 mar (EFE).- El cocinero español Ferrán Adrià es de los que opina que la mejor "receta" contra la crisis económica, que también afecta a la restauración, es la promoción de los productos de su país y, sobre todo, "cambiar un poco el chip y empezar a ser positivos".

"Todo el mundo está preocupado, faltaría más, pero no hay que pararse, hay que hacer cosas. Si nos quedamos en casa encerrados no va a ser bueno. Tenemos que salir y ayudar a los productos españoles", dijo el cocinero en una entrevista con Efe en la República Dominicana.

El club gastronómico Millésime entregará hoy a Adrià el premio al chef más influyente del mundo durante unas jornadas sobre cocina española que se celebran desde ayer y hasta mañana en el complejo turístico Cap Cana, en el este de la República Dominicana.

En su opinión, este tipo de jornadas ayudan a la promoción. "Si queremos competir con los países importantes en gastronomía y en la exportación de productos como el aceite de oliva, el vino y tantos otros, es importante salir y vendernos".

"Actos como este ayudan a la exportación, al turismo. No hay que verlo como una jornada gastronómica pura y dura", ya que significan que "mañana van a venir empresarios importantes de República Dominicana y de fuera, y esto sirve como motor", explicó.

El propietario del restaurante "El Bulli" resaltó la ventaja que llevan otros países a España en este apoyo al sector.

"Yo, que llevo cuatro meses viajando mucho, me doy cuenta de que esto es muy importante. Por ejemplo, Francia e Italia llevan 30 años haciéndolo", comentó.

Para Adrià hay dos tipos de crisis: por un lado la que afecta "de verdad" a los negocios o personas a título particular y, por otro, la "de confianza", ante la cual no hay fórmulas mágicas.

"Cada negocio es un mundo y no se pueden dar lecciones de economía para paliar la crisis en nuestro sector", ya que "no tiene nada que ver un restaurante pequeño en una ciudad de turismo con otro en el centro de Barcelona o con uno que trabaje mucho con empresas", argumentó.

"Nosotros, en 'El Bulli', apostamos por continuar con la creatividad más que nunca", dijo Adrià, quien reconoció que "no hay un discurso general. Si los grandes economistas del mundo no son capaces de dar una respuesta, cómo la va a dar la cocina".

La crisis, para este creador culinario, afecta a todos los tipos de cocina, "tanto a una marisquería como a un restaurante de vanguardia", aunque reconoció que puede notarse más en aquellos lugares "que cuestan más dinero".

Sobre el futuro de la cocina de vanguardia, el chef catalán consideró que se va a mantener en el mismo lugar que siempre, porque "la franja de la alta cocina siempre ha sido muy pequeña".

"Hay que entender la alta cocina como un motor de otras cosas" y como un instrumento global de promoción económica, señaló Adrià, quien citó a Francia como ejemplo de un país donde "seguramente el motivo mas importante de promoción del turismo es la gastronomía".

Otro sector que no se debe descuidar, en su opinión, es el de la cocina tradicional. "La esperanza que tenemos es que la gente joven que en los últimos tiempos se ha desviado mucho a hacer cocina moderna pueda hacer cocina tradicional".

"Hay una generación de gente joven fantástica y no es que haya un exceso de jóvenes haciendo cocina de vanguardia, pero sería fantástico que los que son muy buenos pudieran compaginar los dos tipos de cocina", reflexionó.

Adrià se mostró reacio a hablar de la polémica surgida a raíz de las críticas que le lanzó su colega Santi Santamaría por el uso de aditivos para cocinar.

"La cocina es felicidad. Me lo paso muy bien con lo que hago y hago feliz a la gente, y por lo tanto no me interesa todo lo demás", comentó.

El cocinero, poseedor de galardones como el del mejor restaurante del mundo, concedido al establecimiento del que es propietario, y de las tres estrellas Michelin, recibirá esta noche el premio del club Millésime, una distinción que valora "a la cocina como hecho cultural".

"Es el premio a lo que representa hoy día la cocina española, el premio de toda una disciplina, que lo personalizan en mí porque hay que buscar a una persona, pero yo creo que es de todo un colectivo", concluyó.