"El Bulli", mejor restaurante del mundo por cuarto año consecutivo

  • Londres, 20 abr (EFE).- Por cuarto año consecutivo, el restaurante "El Bulli", del célebre cocinero español Ferrán Adrià, fue elegido hoy en Londres el mejor restaurante del mundo.

Londres, 20 abr (EFE).- Por cuarto año consecutivo, el restaurante "El Bulli", del célebre cocinero español Ferrán Adrià, fue elegido hoy en Londres el mejor restaurante del mundo.

El propio Adrià recibió la distinción en la gala de la reputada revista gastronómica "Restaurant" para la entrega de sus premios "S. Pellegrino", que se celebró en el Freemason'Hall, sede londinense de la masónica Gran Logia Unida de Inglaterra.

Entre los diez primeros de la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo figuran otros tres españoles: los vascos "Mugaritz", de Andoni Luis Aduriz (cuarto lugar), y "Arzak", de Juan Mari Arzak (octavo), y el catalán "El Celler de Can Roca", de Joan Roca (quinto).

Ninguna otra cocina del mundo logró meter en la parte alta de la clasificación tantos establecimientos, algo que ha destacado la organización al subrayar que "España se convierte en el país con más restaurantes en los puestos superiores de la lista".

"El Bulli", radicado en la localidad de Roses (Girona) y reconocido con tres estrellas Michelín, conquistó la cumbre del ránking del arte culinario al ganar una votación mundial en la que participaron más de 800 chefs, críticos y expertos del sector.

El establecimiento de Rosas continuó la buena racha de ediciones anteriores merced a la creatividad de Adriá, conocido internacionalmente como "el alquimista de la cocina".

Amigo del minimalismo en la presentación de sus platos, el "rey de los fogones" español lleva años seduciendo a los paladares más exigentes con su tendencia a experimentar en los fogones con ingredientes tan revolucionarios como el nitrógeno líquido.

Entre las creaciones más llamativas y sugerentes de Adriá destacan la menestra en texturas, las ostras con aire de zanahoria, el falso caviar de melón y el tuétano con caviar.

También como el año pasado, el restaurante "The Fat Duck", del famoso restaurador británico Heston Blumenthal (pionero, junto a Adriá, de la aplicación de la ciencia a la cocina), no pudo desbancar a "El Bulli" y quedó en segunda posición.

El "Fat Duck", situado en Bray (condado de Berkshire, a las afueras de Londres), se alzó con la "medalla de plata" del arte culinario pese a la crisis que sufrió el pasado febrero, cuando echó el cerrojo por una intoxicación que afectó a unos 400 comensales.

En su momento, Blumenthal, cuyo restaurante presume -como "El Bulli"- de tres estrellas Michelín, descartó el sabotaje o el envenenamiento de la comida como posibles causas de la intoxicación.

El tercer puesto de la clasificación fue para el danés "Noma", el único de Copenhague que cuelga en sus paredes dos estrellas Michelín.

España también quedó representada en la lista por los restaurantes vascos "Martín Berasategui" (trigésimo tercero) y "Asador Etxebarri", de Victor Arginzoniz (trigésimo noveno).

Con esos seis establecimientos, España resultó, junto a Italia, el tercer país con mayor número de restaurantes de alta cocina del mundo, por detrás de Francia y Estados Unidos, ambos con ocho.

El brasileño "D.O.M.", de São Paulo, ocupó el puesto vigésimo cuarto y sobresalió como el único restaurante latinoamericano que consiguió abrirse un hueco en el ránking.

Además, el premio especial a una brillante carrera recayó en el francés Jöel Robuchon, a quien la influyente guía de restaurantes "Gault Millau" le otorgó en 1989 el título de "chef del siglo".

Los premios, que cumplen su octava edición este año, se basan en los votos de un jurado formado por jueces internacionales, conocido colectivamente como la Academia Nespresso de los cincuenta mejores restaurantes del mundo.

La Academia Nespresso consta de más de 800 chefs, restauradores, escritores culinarios y críticos gastronómicos.