Saab saldrá de protección judicial en verano tras cerrar un acuerdo con un inversor a finales de junio

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

La firma automovilística sueca Saab, propiedad del grupo automovilístico estadounidense General Motors, espera salir en verano de la situación de protección judicial en la que se encuentra en la actualidad, después de cerrar a finales de junio un acuerdo con un inversor externo para desarrollar el plan de negocio de la compañía.

Así lo aseguró, en una entrevista concedida a Europa Press, la directora de Comunicación de la empresa, Gunilla Gustavs, quien explicó que en la actualidad 10 entidades están interesadas en la adquisición de Saab, aunque "muy pronto", semanas o días, esta cifra se reducirá a dos o tres entidades.

Entre estos posibles inversores se encuentran empresas del sector del automóvil y fondos de inversión europeos, estadounidenses, suecos y asiáticos.

Gustavs destacó que los diez potenciales compradores han visitado las instalaciones de Saab y han recibido toda la información sobre su estructura y sobre sus planes futuros, con la intención de darles una oportunidad de conocer mejor la empresa que tienen intención de comprar.

La directora de Comunicación de la firma aseguró que su empresa no está en bancarrota "ni está cerca de esta situación", sino que está bajo protección judicial en Suecia, desde el pasado mes de febrero. Este proceso, señaló, servirá para llevar a cabo un plan de reorganización, de la que saldrá Saab con una estructura más saneada y con un tamaño más adecuado para asegurar su futuro.

Gustavs señaló que este proceso está progresando "muy bien" y apuntó que podrán salir de la protección judicial durante el próximo verano, para lo que están tratando de encontrar un nuevo inversor estratégico, que asegure la financiación para la base del negocio de Saab.

En este sentido, recordó que General Motors ha mostrado el interés de centrarse en sus negocios estratégicos de Estados Unidos, por lo que insistió en que la firma que preside Fritz Henderson pretende encontrar un nuevo comprador para Saab.

Además, afirmó que una de las claves del acuerdo es contar con el apoyo del Gobierno sueco. "El Gobierno de Suecia tiene mucho que decir", añadió, al tiempo que resaltó que este es un proceso que tiene que ser discreto entre General Motors, Saab y el Gobierno sueco.

CONCENTRAR LA PRODUCCIÓN EN SUECIA.

Gustavs apuntó que la intención de Saab bajo este proceso de protección judicial es convertirse en una nueva empresa más ágil y pequeña, más rentable y con menores costes, así como trasladar sus actividades de producción a su planta de Trollhätan, salvo la fabricación del 9-4X que se mantendrá en México.

"El plan de negocio de la compañía contempla que todos sus coches se fabriquen en la sede central y esto servirá para tener una planta muy eficiente y con un volumen de producción que se amolda a su capacidad", añadió.

Para finalizar, Gustavs, sobre la posible creación de una gran empresa automovilística sueca con Volvo, subrayó que en la actualidad ambas empresas colaboran en diferentes aspectos, aunque son compañía distintas, ya que Volvo tiene un gran tamaño y Saab es una compañía pequeña. No obstante, admitió que ambas son firmas orientadas a un cliente 'premium'.