Acusan a un financiero de desviar 2.400 millones de dólares al plan de Madoff

  • Nueva York, 6 abr (EFE).- El fiscal de Nueva York, Andrew Cuomo, acusó hoy al financiero Ezra Merkin de desviar activos valorados en más de 2.400 millones de dólares sin el consentimiento de los inversores a los planes fraudulentos de Bernard Madoff.

Acusan a un financiero de desviar 2.400 millones de dólares al plan de Madoff

Acusan a un financiero de desviar 2.400 millones de dólares al plan de Madoff

Nueva York, 6 abr (EFE).- El fiscal de Nueva York, Andrew Cuomo, acusó hoy al financiero Ezra Merkin de desviar activos valorados en más de 2.400 millones de dólares sin el consentimiento de los inversores a los planes fraudulentos de Bernard Madoff.

La fiscalía presentó en la Corte Suprema del estado de Nueva York una demanda civil contra Merkin, conocido financiero y filántropo neoyorquino, en la que alega que centenares de inversores, incluidas entidades caritativas y organizaciones sin ánimo de lucro, han perdido millones de dólares a causa de sus acciones.

Cuomo explicó en un comunicado que Merkin se embolsó unos 470 millones de dólares en comisiones con el desvío de esos activos a las inversiones que hacía Madoff, quien aguarda en prisión una sentencia después de reconocerse culpable de una estafa que se calcula supera los 50.000 millones de dólares.

La acusación de la fiscalía neoyorquina alega que Merkin ignoró además las irregularidades y los signos sospechosos que suscitaban las inversiones de Madoff.

El financiero Merkin y su empresa, Gabriel Capital Corporation (GCC), que también esta incluida en la demanda, gestionaban diversos fondos de inversión y el fiscal les reclama el pago de compensaciones por los perjuicios causados, además de la devolución de las cantidades conseguidas presuntamente de forma irregular.

"Merkin se benefició enormemente del plan de Madoff, consiguiendo elevadas comisiones mientras los inversores perdían todo su dinero", manifestó Cuomo al dar a conocer la acusación.

El fiscal señala que Merkin se labró durante varias décadas la reputación de que era un habilidoso gestor de inversiones.

Después usó su red de contactos sociales y con organizaciones caritativas para conseguir más de 4.000 millones de dólares, que en su mayoría puso luego bajo la gestión de otros, entre ellos Madoff, sin aportar la debida información a los inversores.

La fiscalía alega que Merkin desoyó las alertas que algunos colegas y otros profesionales del ámbito de las finanzas le hicieron llegar en torno a que detrás de las actividades de Madoff podía haber un plan fraudulento porque los retornos que ofrecía eran demasiado buenos para ser verdad.

También señala que Merkin usó fondos puestos a su disposición para realizar adquisiciones en su propio beneficio, incluida la compra de obras de arte por valor de más de 91 millones de dólares para su apartamento.