Beteta dice que el Gobierno central está "missing" pese a las 6.000 reclamaciones madrileñas por la factura de la luz

MADRID, 07 (EUROPA PRESS)

El consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, denunció hoy que el Gobierno central está "missing" pese a que la Dirección General de Consumo ha recibido cerca de 6.000 reclamaciones contra el nuevo modelo de facturación eléctrica mensual que puso en marcha el Ministerio de Industria a principios de este año.

"El Gobierno de la Nación sigue 'missing', sigue ausente en un tema de tan especial y singular importancia como son las actuales reclamaciones que hay en relación con las compañías eléctricas y la facturación", señaló el consejero, quien criticó que este tema no se haya tratado ni la Conferencia Sectorial de Consumo, porque lleva más de un año sin celebrarse, ni la Comisión de Cooperación, en la que está la Comunidad.

A su juicio, es una cuestión "muy importante" porque ha generado una "alarma social" que se ha puesto de manifiesto en las más de 6.000 reclamaciones que ha recibido la Dirección General de Consumo. "Es una cifra récord en esta Dirección", aseguró Beteta teniendo en cuenta que son 6.000 reclamaciones por la factura de la luz de un volumen total de 16.700.

La Comunidad abrió un expediente informativo a las eléctricas a principios de año, y sus primeros resultados reflejaron que aproximadamente unos 400.000 abonados madrileños podrían verse afectados por las penalizaciones por consumo excesivo (superior a los 500 kilovatios por hora al mes).

Además, el nuevo sistema de facturación supuso unos costes adicionales para los consumidores como los derivados de la desaparición de la tarifa nocturna, que se eliminó cuando muchos habían hecho inversiones en sistemas que les permitieran adaptarse a esta tarifa con el objetivo de que se ahorrase a medio plazo.

Antes de esta decisión, las compañías eléctricas ya habían cobrado un importe de cien euros a las viviendas que querían este tipo de contrato, aunque el Gobierno regional consiguió en su día que se devolviera este dinero a los consumidores, a diferencia de lo que ha ocurrido en el resto de España.

Según los datos del expediente, se estima que unos 40.000 usuarios madrileños de tarifa nocturna no han actualizado aún sus contadores, por lo que el precio de la luz puede ser mucho mayor al que estaban acostumbrados. Además, tan sólo 4.000 familias de la región han podido acceder a la franja considerada como tarifa social.