Condenado a cuatro años de cárcel por provocar un accidente y amputarse una mano para cobrar el seguro

CASTELLÓN, 13 (EUROPA PRESS) La sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a un hombre a cuatro años de prisión y a pagar una multa de 3.000 euros por provocar un siniestro de tráfico y amputarse una mano para cobrar las pólizas de los seguros de vida y accidente que previamente había contratado con varias entidades aseguradoras. La sentencia, que le condena por un delito continuado de estafa, también le impone una indemnización de 334.934,62 euros para las tres entidades aseguradoras de las que recibió dicha cantidad tras llevar a cabo acciones judiciales para cobrar las pólizas. La Audiencia, en una sentencia hecha pública por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, considera probado que el acusado, agricultor que atravesaba problemas económicos, concertó como tomador y asegurado pólizas con ocho entidades. Con la intención de producir el riesgo asegurado en dichas pólizas y poder cobrar las coberturas pactadas, procedió en la madrugada del 10 de diciembre de 2007, bien solo o con la ayuda de terceros, a amputarse con un instrumento cortante su mano derecha. Posteriormente, según la sala, después de haberse protegido la herida resultante con un torniquete que controlase la hemorragia, se dirigió con el vehículo de su propiedad hacia la carretera conocida como Camino Viejo de Nules a Moncófar y, al llegar a las inmediaciones del kilómetro 955,200, provocó que el automóvil se saliera por su izquierda y lo dejó caer por un terraplén terrizo hasta quedar detenido entre un camino adyacente y un huerto de naranjos. A continuación, el acusado, que portaba en el interior del vehículo una barra o regle, cuyas dimensiones y estructura no han sido determinados, procedió a colocar la mano que se había cortado a los pies del asiento del conductor y, después, prendió fuego al vehículo con una bolsa de gasolina que portaba a tal efecto.FUMÁNDOSE UN CIGARRO Seguidamente, el procesado realizó una llamada de emergencia al 112 y se recostó sobre el terraplén en espera de la ayuda solicitada, en cuya posición estaba fumándose un cigarro cuando llegó un agente de la Policía Local de Nules. Posteriormente, el acusado inició acciones judiciales para cobrar el dinero de las pólizas, de cuyas entidades obtuvo 334.934,62 euros. Los indicios a partir de los cuales ha construido el tribunal los hechos considerados probados se basan en que el acusado no tiene un perfil de riesgo que justificase la contratación de tantas pólizas y en tan poco tiempo, mientras que su perfil patrimonial tampoco es el propio de quien contrata tanto, ya que supone un esfuerzo económico "que no concuerda con alguien como él". Así mismo, la sala destaca que el acusado, a raíz de las obras de su casa, atravesaba dificultades económicas que provocaron que se produjeran embargos sobre su vehículo y respecto de la vivienda, mientras que procedió a ampliar la cobertura de algunas de las pólizas que había contratado antes del accidente.