La deflación en España se hará más profunda en julio por efecto del petróleo

El Índice de Precios de Consumo (IPC) en España registró en marzo el primer signo negativo de su historia al situarse en el -0,1 por ciento en tasa interanual, a pesar de que ese mes los precios subieron el 0,2 por ciento, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). “La caída de los precios en tasa interanual es consecuencia del continuo abaratamiento del petróleo y, en menor medida, de la moderación de los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, así como de los hoteles, cafés y restaurantes”, dice el INE.

Según los expertos, la contracción del IPC se hará más profunda en los próximos meses conforme se estire la comparación de los precios energéticos. En julio de 2008, el precio del barril de petróleo Brent se situaba en 140 dólares, y en estos momentos ronda los 50 dólares, casi tres veces menos, de ahí el fuerte efecto que tiene sobre la tasa interanual. Por ello, en los últimos doce meses los carburantes y combustibles acumulan una bajada del 18,4% y los productos energéticos del 11,6%. Así, la reducción de ocho décimas experimentada por la tasa interanual de inflación respecto a febrero ha hecho que los precios retrocedan por primera vez desde hace 47 años, ya que los primeros datos homologables corresponden a 1962.

El INE también destaca que la tasa anual de los precios de los alimentos es las más baja desde agosto de 1999 debido, sobre todo, al abaratamiento del pescado, la fruta, algunas carnes y los aceites, mientras que la de los hoteles, cafés y restaurantes se sitúa en niveles de enero 1994, primer mes del que se tienen datos, en parte debido al diferente calendario de la Semana Santa. La inflación subyacente -que excluye la evolución de los precios de los alimentos frescos y los productos energéticos- se redujo tres décimas y se situó en el 1,3 por ciento.

Si se desglosan los grupos que componen la cesta de la compra, los principales descensos de precios registrados en los últimos doce meses son los del transporte, que cayeron el 8,2%, seguidos de los de los del vestido y calzado, que lo hicieron el 1,8% todavía por el efecto de las rebajas, el ocio y la cultura (0,8%), y las comunicaciones (0,5%). Por el contrario, los que registraron mayores subidas de precios en los últimos doce meses fueron los de bebidas alcohólicas y tabaco, vivienda y enseñanza (4%), seguidos de otros bienes y servicios (3%), hoteles cafés y restaurantes (2,4%), menaje (2%), medicina (0,9%) y alimentos y bebidas no alcohólicas (0,6%).

El INE también difundió hoy el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) que se redujo ocho décimas respecto a febrero y se situó en el -0,1 por ciento. Respecto a los datos correspondientes sólo a marzo, mes en el que los precios subieron el 0,2%, el INE destaca el encarecimiento del vestido y calzado, con un alza del 3,4%, debido al inicio de temporada, y la caída de los alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,7%) por el abaratamiento del pescado y la carne, así como del transporte (-0,5%) por la bajada del petróleo.