Prisa ultima su plan de supervivencia con una ampliación de capital, la venta de Digital + y la fusión de Cuatro con otra TV


Prisa entra en la mesa de operaciones. El objetivo es extirpar gran parte de la deuda, que ronda los 5.000 millones de euros, con las desinversiones e incorporación de nuevos socios a su área audiovisual, formada por Cuatro, los canales TDT que arrastra (CNN+, Los40) y la televisión de pago. El grupo que dirige Juan Luis Cebrián está a punto de presentar un acuerdo con Mediapro, tenedora de los derechos de fútbol, y laSexta, de fórmula 1, para poder restaurar la certidumbre sobre el futuro de su filial de TV de pago por satélite Digital +, resultado de la fusión en 2003 de Vía Digital (Telefónica) y Canal Satélite Digital (Vivendi, Prisa).

Sus antiguos socios en el negocio, Telefónica y Vivendi (Canal + Francia), se perfilan como favoritos a tomar el control de Digital +, según fuentes financieras. También aparecen en la lista de grupos contactados, el estadounidense Liberty Media (Direct TV), de John Malone, y News Corp, de Rupert Murdoch. Prisa proyecta reducir su deuda en, al menos, 2.000 millones de euros, con la venta, pero todavía negocia permanecer en el capital con más del 20% de las acciones para poder consolidar en la cuenta de resultados a Digital +. La plataforma, con cerca de 2 millones de abonados, aportó, de enero a marzo, 250 millones en ingresos, un tercio de todo el grupo y el 60% del beneficio bruto antes de impuestos e intereses (ebitda), 80 millones. El resto, 60 millones, lo aportan El País, AS, Cadena Ser o, principalmente, Santillana.

14 de mayo, fecha límite

El próximo jueves, 14 de mayo, es la fecha marcada en rojo entre los directivos del Grupo Prisa. Ese día vence el nuevo plazo acordado con el supervisor CNMV y los bancos acreedores para firmar la prórroga de un año, hasta el 31 de marzo de 2010, del crédito puente que firmó en 2007 para la compra de Sogecable. Este préstamo asciende a 1.950 millones y hace un mes que los tenía que devolver. Está sindicado entre HSBC, BNP Paribas, Natixis, Banesto, Caja Madrid y La Caixa. La compañía también han movilizado a sus actuales accionistas, que han comprado el 2% de las acciones de la empresa en marzo poniendo fin a la espiral bajista de la cotización. Desde los 0,95 euros que tocó entonces a los 3 euros en que cotiza apenas dos meses después, Prisa ha subido más del 200%. Su capitalización bursatil -resultado de multiplicar todas sus acciones por su precio- se eleva de nuevo por encima de los 1.200 millones.

Las familias fundadoras -desde los Polanco Moreno a los Pérez Arauna, pasando por los Noguera (Libertas 7)- controlan más del 70% del grupo y buscan incorporar a un socio que inyecte liquidez y diluya la presencia de los fundadores, por debajo incluso del 50% de control. “No pasaría nada si el accionista principal mantiene en torno al 40% del capital. Sigue siendo de control”, aseguran fuentes financieras. En este sentido, la sociedad Propu (Promotora de Publicaciones S.L.) se ha preparado para inyectar dinero en la compañía tras acometer una ampliación de capital, suscrita íntegramente por sus socios, que ha multiplicado por 7 su capital social, de 700.000 a 5 millones de euros. Propu está controlada por la sociedad Timón y Libertas 7, y tras la última reordenación de participaciones es el mayor accionista de la sociedad paragüas que agrupa al nucleo de familias fundadoras, Rucandio, con el citado 70% de Prisa.

Fusiones entre televisiones: Cuatro-laSexta o Cuatro-Telecinco

Por otro lado, Prisa sigue buscando encaje a su canal Cuatro. Con la nueva ley en la mano, vía decreto del Gobierno, las cadenas españolas podrán fusionarse siempre que no superen el 27% de cuota de audiencia conjunta. Las dos grandes, Antena 3 y Telecinco rondan el 15% en las últimas semanas, en tanto que las dos más pequeñas, Cuatro y laSexta, se sitúan entre el 8,5% y 6,5%, respectivamente. En los últimos días, el acercamiento a laSexta, controlada por Televisa, Mediapro y un elenco de potentes accionistas, con Cuatro se da por hecho en los círculos mediáticos. Esto coincide con la versión de uno de los bancos involucrados en la refinanciación. “En función de la actual crisis publicitaria, el escenario más probable de una fusión se produciría según el acceso a contenidos de televisión de pago”, apunta esta entidad financiera en un informe sobre las fusiones.

En concreto habla de laSexta y Cuatro, cuya unión daría lugar a una empresa mejorada en términos de negocio, pero con un problema: una abultada deuda procedente de laSexta (más de 700 millones de euros comprometidos en pagos por derechos), en una situación similar a la de Prisa. Por su parte, la fusión de Cuatro con Telecinco o Antena 3 son los escenarios más probables debido a criterios estrictamente financieros y empresariales. “Tiene más sentido”, añaden.

En este sentido, la dueña de Cuatro y Digital + cuenta con el “know how” (experiencia) en este tipo de negocio, una plataforma ya rodada pero cuya supervivencia se ve amenazada por al futura televisión de pago que planteó el Ministerio de Industria si lo solicitaba algún operador, cosa que hizo Mediapro. El principal accionista de laSexta cuenta con los derechos del fútbol en exclusiva a partir de la próxima temporada y también, desde este año, con los de la Fórmula 1, dos deportes que funcionan desde hace años y en muchos países como contenidos televisión de pago. Mediapro anunció que a partir de verano comenzará a comercializar los partidos de fútbol de esta manera.