Alkorta rechaza que la caja "esté sometida a subasta" y defiende su futuro y concepto territorial

"La solución no vendrá de fuera, porque está en nuestras manos", afirma el nuevo director general del Grupo

TOLEDO, 14 (EUROPA PRESS)

El nuevo director general del Grupo Caja Castilla La Mancha (CCM), Xabier Alkorta, aseguró hoy que la entidad no puede estar "sometida a subasta", al tiempo que defendió su concepto territorial y un nuevo proyecto de futuro que, según precisó, está "en manos" de la propia entidad.

Alkorta, que pidió la palabra en un desayuno informativo de la revista Ecos en el que participaba el presidente regional, José María Barreda, agradeció a la Comunidad Autónoma y a la caja, en lo que es su primera intervención pública en su nuevo cargo, la oportunidad que se le ha dado, que consideró "un honor".

El nuevo director general del Grupo consideró fundamental el concepto territorial de la caja, achacó su actual situación al contexto general y a la situación económica, y detalló que prueba de la fidelidad de los clientes e impositores es que sólo se ha retirado un 9 por ciento de los depósitos.

Alkorta recordó que ha trabajado 41 años en las cajas vascas, y agregó que cuando se le ha ofrecido la posibilidad de venir a la caja castellano-manchega "sabía donde venía, y que iba a encontrar un equipo humano deseoso de dar lo mejor, y marcar el futuro de la caja".

El nuevo director general del Grupo Caja Castilla La Mancha, cuyas palabras arrancaron el aplauso de los asistentes al foro, admitió que CCM ha pasado por un momento difícil, que se ha puesto a prueba la fidelidad de los clientes, y que esto "es un activo muy importante que se puede consolidar".

Dicho esto, incidió en el concepto integrado e innato a las cajas de ahorro como es el de la territorialidad, y explicó que a CCM le ha afectado un contexto general de crisis: "los excesos que se han cometido en las cajas, que han ido en detrimento de la pérdida de la propia identidad de lo que son, han sido y van a seguir siendo, en relación con las economías domésticas y las pymes, fundamentalmente".

Por ello, aseguró que estas circunstancias no han afectado en exclusiva a CCM, "porque puede haber una reestructuración de todo el sector, pero lo que no puede ser es que una caja con 600 oficinas, más de 2.000 profesionales, 1,2 millones de clientes, y una fidelidad puesta a prueba en 15 meses de estar con una reputación negativa, que ha perdido solo el 9 por ciento de depósitos, esté sometida a una subasta", insistió.

NO SE PUEDE SOMETER AL MEJOR POSTOR

"No puede ser que una caja con la capitalidad de red que tiene CCM esté sometida a un procedimiento de subasta para ver quién es el mejor postor", defendió el nuevo director general, en declaraciones a los medios, que realizó también al término del foro.

Por ello, el nuevo director general del Grupo Caja Castilla La Mancha pidió tiempo, sin querer hablar del pasado, para escribir el futuro, futuro que según añadió, lo va a escribir el equipo, en base a lo que interese a esta entidad, "porque la solución no vendrá de fuera, porque esta en nuestras manos, y porque no existe un colectivo social en este momento que tenga más interés por sacar adelante este proyecto, que el de CCM".

"Vamos a reactivar un capital humano que lleva tantos años, que no tiene parangón, que está afectado en su dignidad, y que tiene como objetivo fundamental defender los intereses de los clientes en su propia caja", insistió.

A pregunta de los medios, el directivo de CCM que declinó hacer juicios de valor respecto a las posibilidades de futuro de la entidad de ahorro e incidió en que "el futuro de CCM tiene que estar escrito por CCM", apuntó que es "muy pronto para adelantar cuál será ese proyecto de futuro", pues tan solo lleva ocho días de trabajo "real" y aún se encuentra "en la fase de información, de presencia, de visitar territoriales y conocer a los empleados", concluyó.