Un austríaco y un palentino compran los burros más caros en una subasta asnal

  • San Vitero (Zamora), 19 mar (EFE).- Un criador austríaco y otro palentino se han llevado hoy el burro y la burra por los que más precio se ha pagado, 520 y 2.020 euros respectivamente, en la subasta anual de la raza asnal zamorano-leonesa celebrada en San Vitero (Zamora).

San Vitero (Zamora), 19 mar (EFE).- Un criador austríaco y otro palentino se han llevado hoy el burro y la burra por los que más precio se ha pagado, 520 y 2.020 euros respectivamente, en la subasta anual de la raza asnal zamorano-leonesa celebrada en San Vitero (Zamora).

En total, en la subasta se ha pujado por una docena de ejemplares de esta raza en peligro de extinción, aunque dos de las pujas quedaron desiertas y los otros diez burros alcanzaron un precio conjunto de 9.640 euros, han informado a Efe fuentes de la organización.

La hembra de mayor valor, llamada "Carolina", fue criada en el depósito de sementales de Ávila y ha sido adquirida por Miguel Seco Hijosa, quien ya cuenta con medio centenar de asnos zamorano-leoneses en una finca de Palencia y ha comprada una hembra más con la intención de "criar y intentar mejorar la raza".

Entre los ejemplares macho subastados ha destacado "Nuño", un burro de ocho meses que el criador austríaco Luduig Rainer ha comprado con la intención de criar, después de que en anteriores ediciones de la puja hubiera adquirido dos hembras.

Luduig Rainer tiene una finca en Austria, donde cría burros como animales de compañía y ha seleccionado los de la raza zamorano-leonesa debido a su "carácter agradable, su porte y su largo pelo", según ha declarado a Efe.

Otro de los compradores, el abulense Pablo Prieto, también se ha dejado encandilar por la fisonomía de esta raza asnal y no ha dudado en pujar y llevarse a Ávila a "botones", un buche de un año por el que ha pagado 450 euros.

En esta undécima edición de la subasta la crisis económica se ha dejado notar y los precios pagados han sido ligeramente inferiores a los de anteriores ediciones, según ha reconocido el director de la puja y veterinario experto en el burro zamorano-leonés José Emilio Yanes.

Pese a ello, Yanes se ha mostrado satisfecho con el resultado de la subasta, a la que han acudido cientos de personas que han llenado el recinto ferial de San Vitero y en la que han pujado criadores procedentes de las provincias de Ávila, León, Palencia y Zamora, así como de Austria y Portugal.

La subasta constituye el principal atractivo de la XI Exposición Monográfica de la Raza Asnal Zamorano-Leonésa, en la que se han mostrado un centenar de ejemplares de este burro autóctono del que tan sólo existen 1.100 ejemplares inscritos en el libro genealógico de la raza.

Además de la subasta y del mercado de venta libre en el que se han podido adquirir una treintena de buches, en la exposición se han podido comprar también otros productos como burros de peluche, libros sobre el asno zamorano-leonés y jabón y caramelos de leche de burra.

Estos artículos los pone a la venta la asociación nacional de criadores de ganado selecto de raza zamorano-leonesa (Aszal), organizadora de la feria asnal de San Vitero junto a la Diputación de Zamora, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de San Vitero.

En el concurso morfológico de la raza, el premio al mejor semental se ha concedido a "Rute", del depósito de sementales de Ávila, mientras que la distinción a la mejor burra adulta fue para "Famosa", calificada como excelente y de la que es propietario el criador zamorano Cástor Novoa.

El premio a la mejor burra joven fue para "Yunta", criada en la localidad zamorana de Villardondiego por el presidente de Aszal, Jesús de Gabriel.

También se premiaron a "Noa" como mejor burra del proyecto de recría y a "Catalina" y "Carolina" como la mejor burra con rastra (madre y cría de menos de un año).