El fin del "roaming" propuesto por la CE desencadena críticas de operadores

  • Bruselas, 14 sep (EFE).- La ambiciosa propuesta de la Comisión Europea (CE) para eliminar los recargos por la utilización del móvil en el extranjero ("roaming") ha desencadenado las quejas de operadores como Telefónica y Deutsche Telekom por las pérdidas económicas que para estas compañías conlleva.

El fin del "roaming" propuesto por la CE desencadena críticas de operadores

El fin del "roaming" propuesto por la CE desencadena críticas de operadores

Bruselas, 14 sep (EFE).- La ambiciosa propuesta de la Comisión Europea (CE) para eliminar los recargos por la utilización del móvil en el extranjero ("roaming") ha desencadenado las quejas de operadores como Telefónica y Deutsche Telekom por las pérdidas económicas que para estas compañías conlleva.

"La Comisión debería prestar más atención a aspectos como la rentabilidad y los ingresos", señaló en una conversación con Efe el director de asuntos reguladores de la asociación ETNO, Serafino Abate, quien dijo temer las consecuencias que la medida pueda tener desde el punto de vista económico.

ETNO, que representa a los grandes operadores europeos como Telefónica, Orange y Deutsche Telekom, alerta de que la bajada de ingresos que supondrá para los operadores la eliminación de las tarifas adicionales por itinerancia mermará la capacidad de innovación en el sector.

Abate explica, asimismo, que el llamado efecto "waterbed" (cama de agua) será inevitable, ya que los operadores tratarán de compensar la pérdida de beneficio por otros medios, por ejemplo, la subida de precios en las llamadas nacionales.

"Las pérdidas que generaría la propuesta de la Comisión (si llega a entrar en vigor tal y como ha sido presentada) son difíciles de calcular" según Abate, quien aseguró que el impacto sería considerable.

Los consumidores europeos, en cambio, no comparten esta visión y afirman que la propuesta -que entrará en vigor en 2014, pero dará dos años de plazo como periodo de transición- se queda corta.

"La comisaria Kroes dice que el fin del 'roaming' está cerca, pero 'cerca' está tardando mucho en llegar", sostuvo en un comunicado la directora de la Organización Europea de Consumidores (BEUC), Monique Goyens.

"Mientras que el 'roaming' y los recargos transfrotnerizos existan, se seguirá en contra de los principios básicos de un mercado único", agregó.

El propio Ejecutivo comunitario, que aprobó la propuesta por unanimidad, aseguró que las nuevas reglas sumarían al PIB de la UE hasta 110.000 millones de euros anuales.

La propuesta de la CE prohíbe a los operadores cobrar por las llamadas recibidas en el móvil desde otros Estados miembros a partir de julio de 2014, así como bloquear servicios como Skype o Whatsapp, que compiten con los servicios que prestan.

Estas medidas vienen a completar la legislación en vigor sobre precios del "roaming" en la UE, que prevé la rebaja gradual del coste por minuto hasta 2014, cuando la llamada en el extranjero no podrá costar más de 19 céntimos (sin IVA).

La normativa actual prevé, además, que a partir del 1 de julio de 2014 los usuarios puedan firmar un contrato con otro operador distinto al que les provee los servicios nacionales cuando estén en el extranjero sin tener que cambiar de número o tarjeta SIM.

"La Comisión Europea dice no a los recargos por la itinerancia, sí a la neutralidad de la red, sí a la inversión, sí a nuevos puestos de trabajo", señaló esta semana la comisaria europea de Agenda Digital, Neelie Kroes, con motivo de la presentación de la propuesta legislativa.

El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, aseguró, por su parte, que "los intereses estratégicos y el desarrollo económico de Europa exigen nuevos y sustanciales avances hacia un mercado único europeo de las telecomunicaciones".

"Los ciudadanos se sienten frustrados por no tener un acceso completo y equitativo a Internet y a los servicios móviles", recalcó.

La propuesta de la Comisión, más allá de nuevas reglas sobre el "roaming", también aboga por simplificar las reglas comunitarias que tienen que aplicar los operadores, un punto al que la industria es favorable, así como por ampliar los derechos de los consumidores y armonizar las normas para evitar las diferencias entre Estados miembros.

El Parlamento Europeo y el Consejo de la UE -en el que están representados los Estados miembros- tendrán que estudiar ahora la propuesta de la CE.

Desde ETNO aseguran que muy pronto se pondrán en contacto con ambas instituciones para "explicarles las implicaciones que esta medida tendría para la industria si llega a entrar en vigor", según indicó Abate.

María Ruiz