Caja Madrid gana un 1% más hasta marzo y el aumento de la mora se ralentiza

  • Madrid, 21 abr (EFE).- Caja Madrid obtuvo un beneficio neto atribuido de 357,43 millones de euros entre enero y marzo de 2009, lo que representa un incremento interanual del 1,1 por ciento, en tanto que la tasa de morosidad se situó en el 5,57 por ciento, si bien su alza se ha ralentizado en los primeros meses del año.

Madrid, 21 abr (EFE).- Caja Madrid obtuvo un beneficio neto atribuido de 357,43 millones de euros entre enero y marzo de 2009, lo que representa un incremento interanual del 1,1 por ciento, en tanto que la tasa de morosidad se situó en el 5,57 por ciento, si bien su alza se ha ralentizado en los primeros meses del año.

Según destacó hoy la caja, se trata de unos "muy buenos resultados" en el contexto actual pese a la preocupación que supone la escalada de la morosidad, común a todo el sector.

El hecho de que la tasa de morosidad se sitúe en el 5,57 por ciento significa que es cuatro veces superior a la de un año antes, si bien parece que este incremento se empieza a ralentizar, ya que en el tercer trimestre de 2008 creció en 1.999 millones de euros y entre enero y marzo lo hizo "sólo" en 981 millones.

Para hacer frente a esta mora, a cierre de marzo, tenía un total de 3.176 millones de euros en provisiones, para unas pérdidas esperadas de 3.020 millones, por lo que hay un excedente de provisiones de 156, explicó la caja, que también destacó la buena posición de liquidez, que suma 8.000 millones de euros netos.

Los créditos a la clientela se situaron en marzo en 117.198 millones de euros, lo que implica un incremento del 6,3%, y, dentro de esta cartera, los concedidos con garantía real (que incluyen las hipotecas) sumaron 73.725 millones y crecieron el 2,3%.

La cobertura frente a insolvencias bajó al 40,5 por ciento, frente al 161,5 de marzo de 2008, aunque sobre los créditos con garantía hipotecaria, la tasa subía al 109,3%.

Además, en los últimos doce meses el crédito a empresas creció el 11,9 por ciento y entre enero y marzo se formalizaron préstamos por valor de 2.200 millones, mientras que la caja está adherida a todas la líneas ICO, de las que ya han concedido más de 220 millones y han realizado más de 6.800 operaciones.

Según fuentes de la caja, una de sus grandes fortalezas es la gestión "activa y prudente" del balance, en el que ya tuvieron en cuenta la bajada de tipos de este año, razón por la que todos los márgenes de la cuenta de resultados crecen en dos dígitos.

El margen de intereses -antes llamado de intermediación- alcanzó los 755 millones tras crecer el 39%, mientras que el bruto -antes ordinario-, que suma al anterior los ingresos por comisiones, creció el 31,1% y se situó en 1.176 millones.

El margen de explotación -fruto del puro negocio bancario- sumó 457,36 millones tras avanzar el 55,5%, una vez restados los gastos de explotación (que crecieron el 8%), y las pérdidas por deterioro de activos (que se elevaron el 153%, hasta los 324,34 millones).

La caja destacó que coincide con el Banco de España en que el sector financiero tiene que reducir el número de oficinas, pero la entidad mantiene que en su caso aún le faltan sucursales para llegar a las 2.600 que consideran idóneas.

A cierre de marzo, Caja Madrid contaba con 2.168 oficinas, señalaron fuentes de la entidad que subrayaron que el sector tendrá que ajustarse en función de su tamaño, por lo que la entidad tenderá a abrir sucursales en algunas zonas al tiempo que cerrará en otras.

Si las condiciones del mercado lo permiten, no descarta sacar a bolsa este año Cibeles, la corporación que agrupa sus participaciones financieras, al tiempo que podrá seguir emitiendo hasta 1.400 millones de euros más con aval del Estado.

También este año esperan seguir aumentando el crédito a clientes, que aunque no crecerá a ritmo de dos dígitos, podría hacerlo alrededor de un 6 por ciento y como máximo de un 8 por ciento, ayudado por el negocio de empresas.