Caja Navarra incrementó en 2008 un 9,2% su beneficio recurrente y alcanzó un resultado neto de 161,5 millones

PAMPLONA, 13 (EUROPA PRESS) El grupo Caja Navarra cerró el ejercicio 2008 con un beneficio recurrente de 218,7 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 9,17 por ciento respecto a 2007. El beneficio neto consolidado se situó en 161,5 millones de euros (-8,05 por ciento). Unos resultados que se alcanzaron después de destinar 40 millones de euros a provisiones voluntarias. Sin tener en cuenta el efecto de estas provisiones voluntarias, el beneficio recurrente crecería un 14,4 por ciento hasta los 229,2 millones y el beneficio neto consolidado superaría los 200 millones de euros. Así lo expusieron este mediodía en rueda de prensa el director general de Caja Navarra, Enrique Goñi, y el presidente del Gobierno foral y de la entidad financiera, Miguel Sanz. Según manifestó Sanz, se cierra un "año convulso" y se abre un año "realmente difícil" debido a la coyuntura económica actual, un año, el 2009, en el que se prevé menos facturación y un aumento de la morosidad. Enrique Goñi detalló los resultados de 2008 y señaló que son unos resultados "récord" en un "entorno de cambio". Precisó que la primera parte de 2008, los ocho o nuevo primeros meses, fue "decadente" y la segunda parte con una "fortísima retracción de la economía". "Fue un año excelente en estrategia (banca cívica), un año bueno para números y un año complejo debido a la morosidad", indicó. Destacó que la solvencia ('core capital') fue del 8 por ciento, la morosidad el año pasado del 1,93 por ciento, frente al 3,65 por ciento del sector, o que la inversión crediticia aumentó el 9 por ciento. "Hemos inyectado crédito nuevo en 2008 por 3.300 millones de euros", dijo, para añadir que los depósitos de los clientes crecieron un 18 por ciento, "expresivo de confianza y solidez". Para 2009, Enrique Goñi señaló que, frente a que el sector prevé que el crédito no va a subir o que incluso decrecerá, Caja Navarra ha presupuestado crecer el 6 por ciento. "Ocuparse de los clientes quiere decir ponernos la bata, ir a las unidades de dolor y estar con la gente que lo pasa mal", señaló, para añadir que van a ser "contracíclicos". Estimó que la morosidad para este año será del 4 por ciento cuando en el sector se ha previsto entre el 6 y 7 por ciento. "Los activos de mora llegarán a 500 millones de euros", afirmó. "Por eso, tiene especial valor que vamos a ser contracíclicos en un momento de ciclo muy adverso", reiteró. Manifestó que la CAN se ha fijado como objetivos para 2009 y 2010 aumentar los niveles de solvencia, liquidez, rentabilidad y del valor de su marca, además de comprometerse con quienes vean afectadas sus rentas de trabajo, evitar la destrucción del tejido productivo y ocuparse de los clientes. El director de la entidad financiera abogó también por consolidar las instituciones de banca cívica y desplegar las unidades de negocio hasta seis: particulares y pymes, grandes empresas, banca privada y banca de inversión, servicios de internacional, desintermediación y grupos de servicios. Preguntado por qué hará Caja Navarra ante clientes con dificultades para hacer frente a los pagos, Goñi señaló que se tratarán "uno a uno". "Cuando las personas sufren no podemos responder con políticas, sino uno a uno", dijo, para exponer se trabajará con las personas y la infraestructura que necesitan, "básicamente trabajo". Sobre la salida a bolsa de la entidad, Enrique Goñi precisó que será "tan pronto como sea posible", pero destacó que "hoy no hay mercado". "Cuando el mercado se reestablezca nostros estaremos ahí", aseguró.