Caja Navarra negocia la firma de alianzas estratégicas y no descarta adquisiciones

Caja Navarra negocia la firma de alianzas estratégicas y no descarta adquisiciones

Caja Navarra negocia la firma de alianzas estratégicas y no descarta adquisiciones

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) El presidente de Navarra, Miguel Sanz, afirmó hoy que Caja Navarra está negociando la firma de alianzas estratégicas con otras entidades y no descarta de plano llevar a cabo adquisiciones en el actual entorno de reorganización del sistema financiero, aunque estimó que esta posibilidad se presenta difícil. Sanz, que participó en un encuentro financiero organizado por 'Nueva Economía', indicó que la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) no es contraria a este tipo de iniciativas y que Caja Navarra valora sus consejos, si bien precisó que la patronal de las cajas de ahorros no actúa como regulador del mercado financiero. "Cuando los pasos, ahora incipientes, puedan ser más largos, someteremos la situación a la CECA para que nos dé su opinión", dijo el presidente de Navarra y de Caja Navarra, quien insistió en que la entidad "no hará nada" al margen de la patronal que preside Juan Ramón Quintás. "En esta situación somos compradores en todo caso", puntualizó. Al ser preguntado sobre en qué regiones podría Caja Navarra avanzar en su expansión, el presidente navarro eludió precisar los planes al afirmar que la caja de ahorros "no mira ni al Norte ni al Sur ni al Este ni al Oeste, sino donde hay mas oportunidades, que sean lo menos costosas y mas rentables". No obstante, reconoció que Caja Navarra ralentizará sus planes de expansión de sucursales en el actual entorno, por lo que podría salir de alguna de las cinco comunidades autónomas en que está presente, aunque no cejará en su empeño de duplicar su número de oficinas en España, sin establecer un calendario temporal para ello. Sobre la concesión de créditos, el presidente de Navarra pronosticó la caja de ahorros cerrará el ejercicio con un crecimiento del 6%, principalmente a familias y empresas, al tiempo que avanzó que la morosidad se duplicará hasta alcanzar una tasa del 4%. "Aún queda trabajo por hacer en el negocio de las cajas de ahorros", dijo Sanz, que se mostró partidario de que la gestión de estas entidades financieras se lleve "lejos de los intereses políticos", aunque sin hacer alusión alguna al conflicto abierto en el seno de Caja Madrid. A su parecer, las cajas deben centrarse en garantizar las mayores ventajas y servicios a los clientes.