Caja Rural de Navarra ganó 46,4 millones de euros en 2008, 3,6 millones menos que en el año anterior

Los créditos a clientes aumentaron durante 2008 en 568,4 millones, lo que representa un 12 por ciento de incremento interanual

PAMPLONA, 8 (EUROPA PRESS)

Caja Rural de Navarra obtuvo en el ejercicio 2008 un beneficio neto consolidado de 46,4 millones de euros, 3,6 millones menos que en el año anterior. Resultados "satisfactorios" para la entidad bancaria teniendo en cuenta la actual coyuntura económica.

El director general de Caja Rural, Ignacio Arrieta, puso de relieve en rueda de prensa junto al presidente de la entidad, José Luis Barriendo, que el ejercicio 2008, en general, "no fue malo", ya que, teniendo en cuenta el contexto "complejo" que atraviesan el sector bancario con descensos próximos al 20 por ciento en los bancos, y al 40 por ciento en las cajas de ahorros, el beneficio obtenido por Caja Rural es "satisfactorio".

En cuanto a las perspectivas económicas para este año, Ignacio Arrieta aseguró que se presenta otro año "con dificultades", por lo que la entidad no espera los resultados de años anteriores. Sin embargo, mostró su convencimiento de que Caja Rural "va a seguir creciendo" para "hacer frente a la crisis" de la que "saldremos fortalecidos".

"Caja Rural de Navarra estará comprometido con la sociedad, seguiremos dando crédito porque creemos que es clave, para iniciar entre todos un proceso de evolución positiva", expuso.

Caja Rural de Navarra destinó el pasado año 24,9 millones de euros a provisiones, y el beneficio individual de la entidad, es decir, su negocio financiero, fue un 1 por ciento superior al del ejercicio de 2007.

Arrieta explicó que la cifra de beneficios surgió como consecuencia de la "mejora" en los principales márgenes que componen la Cuenta de Explotación. Así, el Margen de Intereses creció un 14,6 por ciento hasta alcanzar los 107,8 millones de euros, y el Margen Bruto ascendió a 177,1 millones de euros, un 6,9 por ciento más que en 2007.

La política de distribución de los beneficios que quiere llevar a cabo la Caja Rural, y que la dirección propondrá esta tarde a la Asamblea General, contempla un incremento de las Reservas de 45,6 millones de euros, una retribución al capital social de 1,8 millones y una aplicación al Fondo de Obra Social de 5,1 millones de euros que serán aplicados a "múltiples proyectos".

Por su parte, los Fondos Propios computables de la entidad ascendieron a 609,3 millones de euros, superando en un 54,04 por ciento lo exigido por la normativa del Banco de España. Esto supone, que el porcentaje de los Fondos Propios de primera categoría o TIER 1 sea del 11 por ciento, lo que sitúa a Caja Rural "entre las primeras entidades financieras con mejor índice de solvencia", recalcó Arrieta.

VOLUMEN DE NEGOCIO

Los depósitos de clientes gestionados por Caja Rural de Navarra dentro de su balance consolidado ascendieron a 4.576 millones de euros, lo que supuso un incremento del 10,28 por ciento respecto al 2007 y un crecimiento de 426 millones de euros. Asimismo, los créditos a clientes aumentaron durante 2008 en 568,4 millones de euros, lo que representa un 12 por ciento de incremento interanual. Además, los créditos hipotecarios ascendieron a un 20,4 por ciento.

"Con este modelo de crecimiento mantenido por la Caja, la liquidez presenta una posición cómoda y ventajosa, al haber sido prudentes y conservadores en solvencia y liquidez", apuntó Arrieta, quien señaló que la "calidad" de las inversiones se refleja en la tasa de morosidad que se sitúa en el 1,2 por ciento frente al 3,56 por ciento que se registró a esta fecha la media del sector. La tasa de cobertura, por su parte, fue del 180,1 por ciento.

El director general de la entidad señaló que Caja Rural de Navarra "siempre ha sido muy dinámica a nivel institucional firmando todo tipo de convenios tanto para economías domésticas, particulares, empresas como instituciones", siguiendo "una estrategia de desarrollo equilibrado y sostenible". Por ello, apuntó que "vamos a seguir estando preparados para las oportunidades que se nos presenten y salir de las situaciones que hoy estamos, en una economía en crisis".

Por otro lado, Arrieta explicó que durante 2008 un total de 29.700 personas han iniciado relación financiera con la Caja, lo que unido a su "baja" tasa de abandono, hace que la entidad "presente un elevado índice de eficacia comercial, y un inmejorable posicionamiento en Calidad de Servicio".

Respecto a la expansión en mercados geográficamente limítrofes, la Caja abrió 16 nuevas oficinas en 2008, 10 en Vizcaya, 2 en Navarra, 2 en Guipúzcoa, una en Álava y una en La Rioja, por lo que en total cuenta con 236 oficinas repartidas entre las cinco provincias.