Caja Rural de Toledo obtuvo el año pasado un resultado bruto de 40,9 millones de euros, un 7,15% más que en 2007

TOLEDO, 13 (EUROPA PRESS) Caja Rural de Toledo obtuvo el año pasado un resultado bruto de 40,9 millones de euros, un 7,15% superior al resultado de 2007. Estos beneficios se destinarán, en su mayor parte, a fortalecer la posición de la Caja mediante el incremento de sus reservas, para afrontar de manera firme la actual coyuntura económica. Para el director general de Caja Rural de Toledo, Rafael Martín Molero, "estos resultados contribuyen a fortalecer y consolidar nuestra Entidad, transmitir solidez y confianza al mercado y a nuestros clientes; al tiempo que consolida nuestra apuesta por la Responsabilidad Social en Castilla-La Mancha". Al cierre del ejercicio 2008 los recursos propios computables ascendían a 227 millones de euros. Un dato "muy relevante" que destaca el balance de la Entidad es su "fuerte posición" de liquidez, que al cierre del ejercicio superaba los 463 millones de euros, según informó la Caja en nota de prensa. Por otro lado, el crédito en Caja Rural de Toledo experimentó un alza del 8,97%, que se soporta en la concesión de 9.712 operaciones por un importe total de 675 millones de euros, lo que supone un signo inequívoco del compromiso de la entidad castellano-manchega con los sectores productivos y las familias de su área de influencia. "Destacar que el correcto funcionamiento de los instrumentos de vigilancia de Caja Rural de Toledo sobre el riesgo de crédito ha llevado a la Entidad a la excelencia en términos de ratio de morosidad y coberturas de insolvencias. Al cierre del ejercicio 2008 las operaciones dudosas representaban el 1,57% del saldo total de la inversión crediticia, con una cobertura superior al 126%". "Es importante resaltar que dicho ratio de morosidad se ha mantenido muy por debajo de la totalidad de entidades financieras de la región y de la inmensa mayoría del resto de entidades financieras del país. Además, la evolución positiva del ratio de eficiencia operativa hace que, día a día, Caja Rural de Toledo sea reconocida como una entidad dinámica y preparada para los retos futuros". RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA "Esta marcha sólida y positiva no ha hecho olvidar a Caja Rural de Toledo su compromiso social, marca de identidad de la Entidad. Las dotaciones crecientes al Fondo de Educación y Promoción y el apoyo prestado a las políticas de Responsabilidad Social confirman el marcado carácter social y humano que siempre ha guiado el camino de Caja Rural de Toledo". Según el director general, Rafael Martín Molero, "podemos decir sin temor a equivocarnos que Caja Rural de Toledo está en una posición privilegiada para afrontar todas las dificultades que pueda plantearnos el nuevo año. La Entidad tiene las despensas llenas y afronta la nueva situación como una Caja Rural fuerte, solvente y preparada". Ello posibilitará, según la Caja, que continúe financiando a agricultores, ganaderos, cooperativas, comercios, pequeñas y medianas empresas, autónomos y clientes particulares. "Estos resultados consolidan la trayectoria de Caja Rural de Toledo dentro de la línea de los últimos ejercicios, con una solidez a prueba de turbulencias y sumamente previsible en su evolución en el tiempo". En palabras del director general, "en Caja Rural de Toledo nos esforzamos por mirar al futuro sin descuidar el presente, prever las necesidades de la sociedad en la que vivimos y a la que nos dirigimos y adaptarnos adecuadamente a ella". Para Martín Molero, "los resultados obtenidos acreditan suficientemente lo acertado de nuestra estrategia de gestión, propiciada por un gobierno corporativo eficiente y una plantilla preparada y estimulada para seguir aumentando nuestra cuota de mercado". No en vano, 49 personas más han pasado a engrosar la plantilla de Caja Rural de Toledo a lo largo de 2008.