Caja Rural se adhiere a un sistema sistema de apoyo mutuo entre entidades de ahorro rurales

GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)

La asamblea de socios de Caja Rural ha aprobado hoy su adhesión al Sistema Institucional de Protección (SIP), un mecanismo de apoyo y defensa mutua entre entidades de ahorro rurales que permitirá que se puedan proteger una a otras manteniendo altos estándares de solvencia y liquidez.

Según informó la entidad en una nota, no se trata de una fusión, porque las entidades integrantes, mantendrán su forma jurídica y su capacidad de decisión, así como su independencia económica. Es un paso más en la unión que mantienen las Cajas Rurales a través de los servicios comunes que comparten mediante su participación en Banco Cooperativo, Rural Servicios Informáticos, Rural Grupo Asegurador y Docalia.

En asamblea general ordinaria, la caja ha aprobado además los resultados del ejercicio pasado, la dotación del fondo de Promoción Cooperativa con 2,8 millones de euros para 2009 y la autorización al Consejo para realizar emisiones de aportaciones voluntarias hasta un máximo de 25 millones de euros.

El presidente del Consejo Rector, Antonio León, dijo refiriéndose a Caja Rural en su informe presentado a la asamblea que "ante el actual contexto de crisis profunda de la economía, de las magnitudes que más preocupan a las entidades financieras, como liquidez, morosidad, solvencia y resultados, nos podemos sentir muy satisfechos de su evolución a lo largo del ejercicio 2008. Situación y cifras que nos van a permitir afrontar este año 2009, a todas luces más complicado que el pasado, con garantía, tanto para Caja Rural de Granada como para nuestros socios y clientes", aseguró.

Caja Rural de Granada cerró el ejercicio pasado con una morosidad del 2,2 por ciento, muy por debajo de la media registrada por las cajas de ahorros con el 3,63 por ciento, y también por debajo de la de los bancos situada en el 2,6, e incluso por debajo de la media de las cajas rurales que estaba en el 2,8.

El presidente destacó que estas cifras permiten a la entidad afrontar la situación actual desde una posición sólida y firme, lo que ha sido posible gracias a un personal "muy implicado con la Caja y con su entorno, lo que sin duda es nuestra mayor fortaleza".

El director de Caja Rural, Dimas Rodríguez, presentó a la asamblea los resultados del ejercicio pasado entre los que destacó igual que el presidente, la contención de la morosidad en el 2,2 por ciento, además de unos beneficios antes de impuestos de 34,9 millones de euros, un 7,9 por ciento inferiores a los del año anterior y una ratio de liquidez del 27,5 por ciento, mejorando seis puntos la de 2007.

Los recursos propios de la caja al cierre de 2008 ascendían a 362,7 millones de euros, situando la ratio de solvencia en el 12,51 por ciento, frente al 11,31 de un año antes o al 8 mínimo exigido por el Banco de España. "La capitalización en reservas de nuestros resultados, año tras año, nos permite tener un excelente ratio, tanto por su nivel, de los más elevados del sector, como por su composición, pues los recursos de primera categoría representan el 86 por ciento del total", añadió Dimas Rodríguez.

Los recursos de clientes superaron los 2.946,6 millones de euros, registrando un crecimiento de casi el 2 por ciento, respecto a 2007; este incremento es mayor, del 4,4 por ciento para los depósitos del particulares y empresas, que se situaron en 2.778,2 millones de euros, mientras que el sector público vio reducidos sus saldos hasta los 168,5 millones de euros, un 28,3 por ciento, lo que ha permitido mitigar la dependencia de las subastas periódicas de fondos del mismo.

Por lo que respecta a la gestión del gasto, el director general explicó que se está llevando a cabo una racionalización de los recursos, reduciendo los costes de explotación un 10,7 por ciento respecto a 2007, consiguiendo mejorar ligeramente durante este ejercicio la ratio de eficiencia, que ha pasado del 54,8 al 54,5. Se han abierto siete nuevas oficinas, sin aumentar el personal de la Caja, gracias a la optimización y racionalización de nuestros procesos de negocio.