Cajacírculo apuesta por mantener su independencia e identidad y no participará en el proceso de integración de las cajas

BURGOS, 17 (EUROPA PRESS) El consejo de Administración de Cajacírculo, celebrado hoy, ratificó la decisión adoptada el pasado 30 de enero mediante votos secretos guardados ante notario, de no participar en el proceso de integración de las cajas de ahorro de la Comunidad y mantener su independencia, la propia identidad y la actividad iniciada hace 100 años. En un comunicado de la entidad recogido por Europa Press, el Consejo de Administración de Cajacírculo ha tomado esta decisión tras conocer el resultado de los votos secretos emitidos por el Consejo extraordinario que se celebró el pasado 30 de enero, con 12 a favor de no participar en el proceso y ninguno en contra. Este consejo se celebró días antes de conocerse la decisión de las otras cinco cajas de Castilla y León de no someter a votación en sus respectivos consejos el protocolo de integración. Según Cajacírculo, el proyecto planteado para las cajas de Castilla y León "no aporta ninguna ventaja, ni beneficio claro para sus clientes, trabajadores y el ámbito en el que se ha desarrollado durante sus cien años de actividad y, muy especialmente, la sociedad burgalesa" al tiempo que la entidad apuesta por preservar su Obra Social, mantener su actual red de oficinas, el empleo y asegurar un adecuado nivel de competencia en el mercado. Son diversas las razones esgrimidas por el Consejo de Administración de Cajacírculo tras analizar el Protocolo de Integración Contractual desarrollado por las cajas, como que "quiebra la definición legal y la naturaleza jurídica de cajas de ahorro al prever la creación de una sociedad anónima" que regirá los destinos de la entidad burgalesa. Al respecto, se asegura que Cajacírculo posee unas "profundas y arraigadas señas de identidad" desarrolladas en cien años de existencia y con la suscripción del protocolo se crearía una cultura diferente con la sociedad anónima mercantil del grupo "presidida por el ánimo de lucro" y la entidad burgalesa perdería así su propia identidad. 'DECISIONES SIN INTERJERENCIAS' Asimismo, desde la entidad de ahorros se asegura que las decisiones las tomas el Consejo de Administración y sus órganos de Gobierno "sin admitir interjerencia alguna de terceros" y que los objetivos y fines son "el fomento y desarrollo de riqueza y bienestar social en la contribución a sus obras sociales y la promoción integral de las personas en sus zonas de actuación o en sus ámbitos de influencia". Otra de las razones esgrimidas por Cajacírculo es que la suscripción del protocolo tendría "un sensible impacto en el empleo" en especial en Burgos, donde esta entidad tiene su mayor implantación junto a la otra caja burgalesa, Caja de Burgos, por lo que prevé que se tendría que cerrar el 50 por ciento de las oficinas "con la consiguiente destrucción de empleo", tanto en la red comercial como en los servicios centrales, lo que podría afectar a unos 400 trabajadores de Cajacírculo. Este cierre de oficinas supondría "una menor implantación de marca, menos presencia en todas las localidades y menos cercanía al cliente" en una provincia, Burgos, que es la de mayor índice de bancarización de España, además de que al existir una red comercial con idénticas políticas comerciales y mutualización de resultados "el consumidor y los impositores verían disminuir el nivel de competencia". Por otro lado, ante la situación de crisis actual, Cajacírculo aseveró que el protocolo "contempla un gasto extra importante" ya que los diversos y complejos estudios que deberían efectuarse en este proceso de integración "comportarán un fuete gasto económico y de recursos materiales y humanos" en un momento en el que la entidad considera que ante el descenso de beneficio "se debe compensar con una fuerte contención del gasto". Otro argumento es que Cajacírculo cuenta con los mejores ratios de solvencia, liquidez, recursos propios, índice de morosidad y gestión de riesgos de la región, "lo que redunda en beneficio de los clientes y los impositores" además de que son ratios que no se verán favorecidos ni mejorados con la creación del grupo de Cajas de Ahorro de Castilla y León. Por ello, el Consejo de Administración de Cajacírculo precisó que el tamaño de las entidades "no determina, necesariamente, su eficiencia y rentabilidad ni mejora la solvencia".