Cajamar, Caja Campo, Caixa Albalat y la Caja de Casinos crean un grupo cooperativo con activos que suman 26.414 millones

VALENCIA, 28 (EUROPA PRESS)

Los consejos rectores de Cajamar, Caja Campo, la Caixa Rural de Albalat dels Sorells, y la Caja Rural de Casinos han acordado la constitución del grupo cooperativo Cajamar con el objetivo de "mejorar su eficiencia, su gestión y su solvencia", así como para "incrementar su capacidad de actuación". Los activos de las cuatro entidades suman 26.414 millones de euros, lo que supone un 29,5 por ciento del balance de las 76 cajas rurales que existen en España.

El presidente de Cajamar Caja Rural, Antonio Pérez Lao; el presidente de Caja Campo Caja Rural, Luis Robledo; el presidente de Caixa Albalat, Vicente Oliver Cariñena; y el presidente de la Caja Rural de Casinos, Eleuterio Hernández, presentaron hoy este acuerdo, que tendrá que ser ratificado por los socios en Asamblea General, por lo que se espera que sea oficial en el último trimestre del año.

El presidente de Cajamar --entidad cuyo consejo rector será consejo de cabecera del grupo-- explicó que esto no supone una fusión entre las diferentes entidades, porque cada caja "conserva su personalidad jurídica". Asimismo, preguntado por las diferencias con un Sistema Institucional de Protección (SIP) explicó que "la filosofía es la misma, buscar la solvencia común", aunque ambas formas tienen "matices", precisó.

Pérez Lao explicó que este "no es un proyecto cerrado", ya que están "abiertos" a la incorporación de otras cajas rurales, aunque no han iniciado negociaciones con ninguna en concreto. Asimismo, resaltó que se trata de una iniciativa "pionera" que comparó con otros grupos europeos como Crédit Agricole, Rabobank, o DZ Bank, que "compatibilizan la existencia de una entidad grande de ámbito nacional con entidades con una gran implantación y arraigo local", como es el caso de Caja Campo y las cajas de Albalat y Casinos, apuntó.

En su opinión, el proyecto "aportará solidez, mejorará la valoración de las entidades que lo constituyen, facilitará el acercamiento a mercados financieros, mejorará los mecanismos actuales de financiación y fortalecerá las capacidades actuales de servicios a los socios", explicó el presidente de Cajamar.

Así, subrayó que, aunque el sistema financiero español "no se ha visto tan afectado por la crisis como el de otros países, es necesario pensar más allá de la coyuntura actual y mirar al futuro". Con este objetivo, nace esta iniciativa que "optimizará al máximo la capacidad organizativa, la infraestructura y la prestación de servicios de las cuatro entidades", y "marcará un antes y un después en la historia de las cajas rurales", subrayó.

Por su parte, el presidente de Caja Campo, Luis Robledo, resaltó que este es el primer grupo cooperativo que se crea en España. De este modo, aclaró que "no se trata de una fusión" y cada una de las cajas que se han adherido "mantendrán su soberanía e independencia, plena personalidad jurídica, órganos de gobierno y dirección, plantillas de empleados, oficinas, sedes sociales, y la gestión de la obra social".

NO ESTÁN AFECTADAS POR LA CRISIS

Asimismo, el presidente de Caixa Albalat rechazó que esta decisión se adopte por el hecho de que alguna entidad se haya visto afectada por la crisis, sino que es una iniciativa que se toma porque "así lo exige la realidad presente del sistema financiero español". Añadió que está "convencido" de que el grupo permitirá "reforzar la posición de la entidad, mejorar sus servicios, poner más recursos a disposición de los socios y clientes, y favorecer el crecimiento".

Finalmente, el presidente de la Caja Rural de Casinos manifestó que aunque ésta es una entidad "eminentemente local, no es menor el sentimiento e ilusión" en el proyecto que consideró como "un instrumento financiero de primer orden, con una gran dimensión, y que va a ser muy importante para reforzar las líneas tradicionales de actuación".

El grupo cooperativo Cajamar se constituye de acuerdo con la Ley General de Cooperativas, que recoge la constitución y favorece el desarrollo de grupos cooperativos; la directiva europea, relativa al acceso a la actividad de las entidades de crédito y su ejercicio; y la circular del Banco de España, que establece los fundamentos objetivos y reglas de los SIP como instrumentos para la colaboración entre entidades de crédito.

El grupo, según los datos a 31 de diciembre de 2008, cuenta con activos que superan los 26.414 millones de euros, mientras que el volumen de negocio alcanza los 43.086 millones. En cuanto a los socios, cuentan con un total de 571.738, además de más de 2 millones de clientes, 4.380 empleados y 1.003 oficinas.

De estas cifras, la mayoría del volumen de negocio, en millones de euros, pertenece a Cajamar, con 40.913; seguido de Caja Campo, con 2.029; Caixa Albalat, con 68 y Caja Casinos, con 76, del total de 43.087. Por lo que se refiere al balance total de 26.415 millones de euros, Cajamar aporta 25.154; Cajacampo 1.173; Caixa Albalat; 43 y la de Casinos 45.

Los fondos propios del grupo suman 1.920 millones de euros, de los que 1.829 pertenecen a Cajamar; 87 a Cajacampo; nueve a Albalat y ocho a Casinos. En cuanto a las oficinas, se reparten entre las 924 de Cajamar, las 76 de Cajacampo, dos de Caixa Albalat, y una más de Caja Casinos.