De la Vega prevé que el Gobierno tenga el plan de rescate de bancos y cajas "en las próximas semanas"

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, consideró hoy que el Ejecutivo podría tener listo el plan de rescate para salvar a bancos y cajas de ahorros en dificultades "en las próximas semanas".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De la Vega recalcó que el Ejecutivo está trabajando con el Banco de España, y que el Ministerio de Economía y Hacienda que dirige Elena Salgado está realizando las consultas procedentes.

El Gobierno mantiene una línea de interlocución con los grupos parlamentarios, entre los que "también figura el PP", respondió de la Vega, tras insistir en que dicho proyecto de reestructuración del sector financiero no está cerrado.

La vicepresidenta eludió precisar el contenido del decreto que elabora el Ejecutivo, como tampoco respondió a la pregunta de un periodista sobre cómo se articularía el fondo dotado de 1.500 millones de euros. "Cuando esté todo determinado y cerrado, sabrán ustedes las medidas", respondió De la Vega.

El consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, calificó ayer de muy positivo el plan de rescate para los bancos y cajas en dificultades que elabora el Gobierno, porque el proceso de reestructuración del sector financiero estará pilotado por el Banco de España.

En la presentación de resultados trimestrales del Santander, el consejero delegado explicó que la 'hoja de ruta' que diseñan el Ejecutivo con el Banco de España es "ortodoxa", porque su gestión corresponde al organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez, lo que elimina "influencias políticas que no eran buenas".

Sáenz subrayó que el Santander no sabe nada "formalmente" y no cuenta con el borrador del decreto que diseña el Ejecutivo, pero dijo conocer las ideas con las que trabaja junto al Banco de España.

Aunque el Santander y la Asociación Española de Banca (AEB) defienden que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de bancos y el de cajas son suficiente para afrontar la reestructuración del sector financiero, Sáenz matizó que "por razones técnicas y legales" este sistema adolece de "algunas restricciones" que se quieren eliminar con un nuevo fondo.

En este sentido, el decreto que ultima el Ejecutivo permitirá resolver algunas cuestiones, como la forma de entender las ayudas y, previsiblemente, mezcle las aportaciones de capital susceptibles de trasladarse a los bancos o cajas de ahorro que las necesiten.

Sáenz dijo desconocer la dotación global con que contará dicho nuevo fondo y consideró que la cifra no sólo no es relevante, sino que probablemente será flexible. "En función del tipo de casos que haya que atender, habrá que pedir dinero", estimó el vicepresidente.