Economía.- Alemany (Círculo de Economía) pide fijar unos criterios básicos de riesgo para acceder a créditos

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS) El presidente del Círculo de Economía, Salvador Alemany, emplazó al Gobierno, en coordinación con las entidades financieras, a fijar unos criterios básicos de riesgo en base a una solvencia exigible para que sirvan de guía a los empresarios cuando necesiten financiación. En una entrevista a Europa Press, Alemany constató que las empresas se deberán capitalizar más y deberán utilizar menos deuda, pero que cuando necesiten crédito, es clave "saber qué condiciones aproximadas, en términos de ratios y solvencia, deberán cumplir para tener acceso". "Las empresas hoy no tienen el mismo crédito, eso es normal, pero tienen un nivel de incertidumbre que no es normal. Deberían saber más claro qué deberían hacer para tener acceso al crédito, y eso hoy es un poco un intento de prueba y error, y eso se debe superar", dijo. Consideró que la empresa "debe estar en condiciones de evaluarse a la luz de los nuevos criterios de liquidez y riesgo. Se deben marcar unas normas generales para que la empresa se pueda autoevaluar y ver si tiene acceso, que no sea diferente en función de si va a una entidad financiera o a otra". Lamentó que actualmente, el empresario "no sabe si no tiene el crédito porque no se lo quieren dar o porque no cumple lo que debería reunir según las actuales circunstancias de liquidez y riesgo". Por ello, abogó por una norma general de criterios de riesgo, y que "luego cada entidad haga su interpretación, y podría ser que una entidad no quiera o no pueda acceder por sus análisis de solvencia, pero la empresa sabrá que tiene un problema de entidad, y no de inadecuación". FLEXIBILIDAD COMPATIBLE CON CALIDAD El presidente del Círculo de Economía, Salvador Alemany, también consideró que "cuando un empresario tiene problemas de subsistencia de la propia empresa por un cambio dramático de su mercado, no se le puede dejar solo", pero que al mismo tiempo, "cualquier creación de puestos de trabajo debe contemplar que no sea tan fácil descrear". "Lo que hemos de vigilar es la calidad y la estabilidad de los puestos de trabajo que se crean, siguiendo el sistema de valores europeo", argumentó, porque reducir estos parámetros "tendría unos costes sociales y de estabilidad que acabarían con problemas en nuestro desarrollo". Reconoció que el contexto de recesión obliga a "racionalizar costes y tratar de adecuarse a la crisis, pero sin destruir la esencia que hace que la empresa haya ido bien hasta la crisis". Abogó por mantener el talento del capital humano para contar con la capacidad necesaria cuando resurja la demanda, pero matizó que cuando la economía se recupere, será "un nuevo comienzo", con "uno, dos o tres años en que los beneficios no serán muy altos". Añadió que los empresarios deben concienciarse de que "seguramente ganarán igual o menos poniendo más capital", y que durante la crisis y su recuperación, obtendrán menos rentabilidad.