Economía.- Blesa someterá hoy al consejo de Caja Madrid los estatutos reformados con los puntos indicados por Beteta

MADRID, 26 (EUROPA PRESS) El presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, someterá hoy a votación en el consejo de administración los estatutos y el reglamento electoral de la entidad una vez reformados por los elementos subrayados por la Consejería de Economía y Hacienda. Con ello, el máximo órgano de gobierno de la caja no agotará el plazo de diez días hábiles que le dio el consejero de Economía, Antonio Beteta, para someter el proyecto de estatutos a votación, y que vence el próximo 3 de marzo. La Consejería devolvió a la entidad sin cambios el proyecto de nuevos estatutos, si bien propuso modificaciones específicas para que el texto se adapte "completamente" a la nueva Ley regional de cajas, y solicitó que fueran sometidos a votación por parte del consejo para evitar defectos de forma. Beteta estima que el consejo de administración es el único órgano facultado para aprobar los proyectos de estatutos y reglamento electoral, al tiempo que subraya que la decisión debe adoptarse por mayoría de dos tercios, por lo que considera que en caso de no hacerlo así, no se puede hablar de un "proyecto". Una vez cumplido este trámite, el consejo de administración remitirá de nuevo el proyecto de estatutos a la Consejería para que los devuelva una vez reciban la preceptiva aprobación. Posteriormente, se reunirá de nuevo el consejo para convocar a los 320 consejeros de la asamblea general de la entidad, que debe reunir dos tercios de los asistentes para aprobar definitivamente los estatutos y sus modificaciones. "En dos ocasiones anteriores, el consejo revisó los estatutos sin someterlos a votación, por lo que ahora se obligará a los miembros a retratarse, de modo que quedarán en evidencia los apoyos con los que cuenta actualmente Blesa", señalaron a Europa Press fuentes políticas, que destacaron, sin embargo, que los movimientos que se están produciendo en sindicatos y partidos políticos no tienen por qué verse reflejados en la cita de mañana, puesto que de sobra son conocidas las divergencias entre varios miembros del consejo y las entidades que les representan, como es el caso del PSOE. Por otra parte, otras fuentes cercanas al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, indicaron que el consejo cumplirá con su obligación legal de someter a votación el texto, una vez reformado con las cuestiones señaladas por Beteta. Sin embargo, cada miembro podrá dejar constancia de sus "observaciones" o "reservas" respecto al fondo de la cuestión. De hecho, fuentes sindicales indicaron que podría aprobarse incluso por unanimidad. NEGOCIACIÓN POLÍTICA Independientemente de lo que ocurra hoy, la negociación entre los partidos políticos y los sindicatos sigue su curso y comienzan a percibirse novedades. Y es que el obligado 'impass' impuesto por CCOO y UGT sobre la comisión de control al decidir no asistir a más reuniones de este órgano ha favorecido un diálogo que por primera vez en los tres últimos meses ha sentado a los representantes del Ayuntamiento de Madrid frente a sus compañeros de partido, los 'aguirristas'. Esta negociación no ha concluido todavía y no existen avances concretos, pero algunos ven por primera vez una posibilidad de acuerdo entre las dos facciones del PP pasadas las elecciones en Galicia, si se comprueba que el liderazgo del presidente del PP, Mariano Rajoy, no está en juego y Gallardón y Aguirre están "condenados a entenderse", señalan fuentes 'populares'. Según las mismas fuentes, al temor a este acercamiento correspondería también la posición mostrada por el secretario general de CCOO Madrid, Javier López, que, en declaraciones a Europa Press señaló recientemente que Blesa no podría ser reelegido presidente de Caja Madrid, puesto que no cuenta con el consenso suficiente, al tiempo que se mostró dispuesto a aceptar la Ley Aguirre siempre y cuando se aplicase una "flexibilización de la interpretación" de la misma, bien a través de la vía de los Estatutos, de la modificación de la propia Ley o de la reglamentación del proceso electoral. Y es que, según uno de los negociadores, el pacto arrojará claramente "uno o dos perdedores" respecto al grado de representación que tienen ahora mismo en los órganos de Gobierno de la entidad. Según la mayor parte de los actores, uno de los que perderán puestos en el consejo de administración será Izquierda Unida, que cuenta actualmente con 4 miembros, en una situación que según el secretario general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, es de "sobrerepresentación" respecto a su peso político en la Asamblea regional. La duda será por tanto quién podría ser el segundo "perdedor". En este caso, todas las posibles víctimas subrayan la necesidad de que el próximo periodo de gobierno de la caja decaiga de un consenso generalizado entre PP y PSOE, pero también con los agentes sociales. Prueba del reciente optimismo surgido en las últimas horas son las declaraciones de diversos implicados. Es el caso del consejero de Economía que hoy aseguró que el conflicto que se vive en la administración de Caja Madrid, "va en la vía de la solución" y "va avanzando en la lógica de la resolución de los problemas". En la misma línea, el secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, dijo que "en los próximos días habrá una propuesta de desbloqueo y estabilidad de Caja Madrid" y el secretario general de UGT dijo que le gustaría que la semana que viene el PP, PSOE, CCOO, UGT, CEIM -- es decir todos los representados en la caja, excepto Izquierda Unida-- pudiesen alcanzar algún tipo de acuerdo.