Economía/Finanzas.- Cajalón alcanzó un beneficio neto de 9,02 millones en 2008, un 24,9 por ciento menos

ZARAGOZA, 27 (EUROPA PRESS) Cajalón obtuvo un beneficio neto de 9,02 millones en 2008, un 24,9 por ciento menos que en el ejercicio anterior, en el que alcanzó un resultado de 12,01 millones. Unos datos ante los que el presidente de la entidad, Bruno Catalán, mostró su "satisfacción" porque, según explicó, la reducción en el beneficio tiene que ver con que se registró una pérdida por deterioro de activos de 12,02 millones, un 75,99 por ciento más que en 2007, fruto de provisiones obligatorias, el 70 por ciento, y voluntarias, el 30 por ciento, frente a la crisis. En lo referente a los activos totales, en 2008, Cajalón obtuvo un saldo final de 2.806 millones, un 9,22 por ciento más que en 2007, "que ha superado el entorno de crecimiento de las cajas y se ha acercado más al de los bancos en un entorno claro de desaceleración". Cajalón destinó 2.379 millones en el pasado ejercicio para créditos a los dientes, lo que supuso un 10,54 más que en el 2007; y contó con 1.954 millones como depósitos de clientes, un 5,5 por ciento más que en el ejercicio anterior. El patrimonio neto de la caja ascendió a los 196 millones al cerrar 2008, un 8,62 por ciento más que en 2007, lo que a juicio del director general de Cajalón, Javier Hermosilla, evidencia "el incremento de la solidez de la caja y la confianza de sus socios". En cuanto al volumen de negocio, alcanzó los 4.724 millones en 2008, un 4,74 por ciento más que en el anterior ejercicio, en el que se situó en los 4.510 millones. Destacan las tasas de morosidad de la caja, del 1,52 por ciento, casi la mitad de la media de las cajas de ahorro, que se situó en un 3,79 por ciento; mientras que los bancos cerraron 2008 con una tasa del 2,81 por ciento; y las cooperativas de crédito, del 2,82 por ciento. Además, la tasa de cobertura de morosidad de Cajalón se situó en el 133 por ciento en 2008, mientras que la media de las cajas de ahorro se situó en el 61 por ciento; la de los bancos, en el 82 por ciento; y la de las cooperativas de crédito, en un 84 por ciento. Su dotación genérica es del máximo legal permitido, del 125 por ciento. "Por cada cien euros morosos, tenemos 133 que responden por ellos. Estos excelentes ratios, junto con la solvencia de la entidad, muestran la solidez de un modelo basado en el refuerzo permanente de la solvencia, un crecimiento equilibrado y alta gestión del riesgo", explicó Catalán. Por lo demás, su margen de intermediación se situó en 45,65 millones en 2008, un 8,05 por ciento más que en el anterior ejercicio; el margen ordinario se situó en los 60,68 millones, un 8,3 por ciento más que en 2007; y el de explotación fue de 21,45 millones, un 10,06 por ciento más. La plantilla de Cajalón ascendió a los 467 empleados, sólo uno más que en 2007 en el marco de una política de contención del gasto; y cuenta con 164 oficinas, tres más que en 2007, ubicadas en Zaragoza, Fraga (Huesca) y Huesca; mientras que en 2009 prevén la apertura de dos oficinas, en Jaca (Huesca) y Huesca. Según explicó Hermosilla, sus "puntos fuertes" radican en su vinculación con el territorio, su "exquisita" prudencia en la asunción de riesgos, no incompatible con la concesión de créditos; una estrategia de crecimiento contenida; y un "excelente" nivel de servicio al cliente. De cara a 2009 avanzó que será "un año con una situación muy complicada con crecimiento negativo del Producto Interior Bruto (PIB)" al que harán frente con seis premisas: anticipación, fortalecer la solvencia, vigilar la morosidad, mantener ratios de liquidez, optimizar costes, y mejorar la productividad. FUSIONES Por otro lado, ante preguntas de los medios sobre una posible fusión de cajas, Bruno Catalán se refirió a que las rurales, alrededor de setenta en España, pondrán en marcha previsiblemente en el primer semestre de este año el Sistema Institucional de Protección (SIP), en el que llevan trabajando dos años, y que supondrá la "fusión virtual" de todas ellas "lo que establece garantías recíprocas y controlará el riesgo de las cajas". Así, si alguna de ellas tiene problemas, contará con la garantía de las demás; y tendrán además un renting propio para poder acceder a todo tipo de mercados "pero manteniendo la idiosincrasia de cada una". Este modelo, que ya existe en países como Holanda, Alemania o Francia, garantiza el mantenimiento de la "diversidad y competencia fundamentales para generar innovación y alternativas", dijo el presidente de la entidad.