Economía/Finanzas.- El presidente del Sabadell regresa a los órganos directivos del BCP

LISBOA, 30 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) Los accionistas del Banco Comercial Portugués (BCP) aprobaron hoy en junta general el nuevo consejo general y de supervisión de la entidad, al que ha regresado el presidente del Banco Sabadell, Josep Oliú, después de haberlo abandonado en noviembre de 2007 debido a sus intenciones de abrir una sucursal en Portugal. En la asamblea general, en la que estuvieron presentes más del 63% del capital, se aprobó a los nuevos quince miembros del CGS, que en esta ocasión sólo está integrado sólo por accionistas que apoyan al presidente, Santos Ferreira, como Sabadell, Sonangol y EDP, y por independientes que le son afines. El Sabadell ha regresado a este órgano directivo, después de que, a finales de noviembre de 2007, presentase su renuncia irrevocable debido a la intención de la entidad catalana de abrir una oficina en Portugal. Ahora esas intenciones se han cancelado y el Sabadell ha recuperado el acuerdo que tenía con el BCP, para compartir servicios y oficinas para sus clientes. Los del BCP usan las del Sabadell en España y viceversa. Pero además de la elección del nuevo CGS, la asamblea también dio su parecer favorable a la política de remuneraciones para este órgano. La propuesta del consejo de remuneraciones es que se realice un recorte del 50% en los sueldos que se pagan a los miembros del CGS. El tercer asunto del orden del día era la extinción del consejo superior del banco. Que fue aprobada. Este órgano sólo tenía funciones consultivas, pero su desaparición tiene mucho valor simbólico, ya que supone el fin de la era Jardim Gonçalves, fundador del banco, que fue en este órgano donde ganó el apoyo de los grandes accionistas para su estrategia. En la asamblea, que decorrió de forma tranquila y sin grandes enfrentamientos entre los accionistas, también se aprobaron las cuentas individuales y consolidadas del banco, referentes al ejercicio de 2008. Así como la propuesta de distribución de 79,8 millones de euros en dividendos. El dividendo por acción es de 1,7 céntimos de euros, que supone un 'dividen yield' cercano al 3%. En total, el banco entregará a los accionistas el 40% de los beneficios obtenidos.