El beneficio después impuestos de las cajas de ahorro cae el 14,7 por ciento hasta marzo

  • Madrid, 22 abr (EFE).- El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, adelantó hoy que el beneficio después de impuestos no consolidado de las 44 cajas de ahorros durante el primer trimestre fue de 1.923 millones de euros, el 14,7 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008.

Madrid, 22 abr (EFE).- El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, adelantó hoy que el beneficio después de impuestos no consolidado de las 44 cajas de ahorros durante el primer trimestre fue de 1.923 millones de euros, el 14,7 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008.

Durante el XVI Encuentro del Sector Financiero organizado por ABC y Deloitte, Quintás consideró que estos resultados, que no incluyen a la intervenida Caja Castilla-La Mancha, son positivos, ya que el descenso no ha sido demasiado grande a pesar de que las dotaciones de morosidad han sido "importantes".

Aunque consideró que el sistema financiero español tiene un presente "muy saludable", insistió en que éste debe ajustarse como consecuencia de los "tiempos excepcionales" que vive la economía mundial.

"Es imposible pensar en una recuperación económica si no hay un sistema bancario sano", destacó.

Para el presidente de la CECA, ahora el "gran reto" de las autoridades es instrumentar sistemas que combinen "una estabilidad impuesta por el Estado y una capacidad creativa de la iniciativa libre a través de los mercados".

Quintás subrayó que en España, el Gobierno tiene la obligación de neutralizar los proteccionismos que puedan surgir en otros países: "Debe estar permanentemente atento a lo que ocurre para evitar que nos encontremos en una situación de desventaja desleal".

"Sería muy triste que el sistema que mejor ha resistido la crisis se encontrase en inferioridad de condiciones simplemente porque otros países se han dedicado a dar ayudas a entidades que serán nuestra competencia", consideró.

Para Quintás, el Gobierno, además, tiene la obligación de "lubrificar" la actuación "racional" de las actuaciones de las entidades.

Si no lo hace con ayudas públicas, consideró, al menos debería facilitar y "eliminar obstáculos", como los "vetos políticos" que existen en algunos procesos de fusiones.