El financiero Pedro Olabarria niega que debiera 3,6 millones de euros a Banesto

BARCELONA, 6 (EUROPA PRESS)

El financiero Pedro Olabarria negó hoy ante la Audiencia de Barcelona que debiera 3,6 millones de euros (600 millones de las antiguas pesetas) a Banesto, entidad que por este motivo le llevó a juicio en 1994.

En su declaración ante el juez, sostuvo que el grupo Olabarria como tal no existe y que él no dirigía ni era accionista de referencia de Harry Walker --la sociedad filial que había solicitado el préstamo--, por lo que estaba exento de avalar el crédito.

Los hechos se remontan a 1994, cuando los directivos de Banesto se querellaron contra Olabarria y sus socios por el impago del préstamo. La denuncia se archivó un años después y fueron los empresarios quienes decidieron denunciar a Banesto por acusación y denuncias falsas.

La Fiscalía pide ahora nueve años de prisión y 300.000 euros de multa para el presidente del banco, Alfredo Sáenz; el director en Catalunya, Miguel Ángel Calama; el consejero director general del Área comercial, José Ángel Merodio, y el abogado de la entidad, Rafael Jiménez de Parga.

En calidad de acusador, Olabarria explicó hoy --tercer día del juicio-- que los préstamos de Banesto a Harry Walker habían sido solicitados antes de su llegada al entramado empresarial y él sólo los amplió.

El empresario explicó que él poseía alrededor de un 20% de Harry Walker, pero no lo dirigía, por lo que ni él ni sus socios también denunciados por Banesto y ahora acusadores --Modesto González Mestre y los hermanos, Luis Fernando y José Ignacio Romero García-- tenían la obligación de avalar personalmente el préstamo.

Olabarria lamentó que Banesto se querellara contra ellos, ya que "se podía haber arreglado" hablando, porque se conocían desde los años 60 y porque el banco tenía toda la información sobre el grupo. En este sentido, mostró su disgusto por haber ingresado en prisión unas horas por el caso.

También negó que enviara dinero del préstamo a cuentas personales en el extranjero, como aseguraba Banesto.

Antes de Olabarria, declaró González Mestre, que presidió Harry Walker, quien también negó todas las acusaciones y explicó que su ingreso en prisión le provocó secuelas psíquicas importantes.

Sobre el movimiento de dinero entre las filiales de Harry Walker, dijo que eran para "consolidar los balances de todo el grupo" ante Hacienda, equilibrando los balances de las filiales y manteniendo la actividad en la empresa matriz.

Al igual que Olibarria, dijo que Banesto conocía todos los movimientos de dinero del grupo y aseguró que las transferencias al extranjero eran compras de maquinaria a empresas de Japón, Estados Unidos y Suiza.