El PP mantiene no querer oír hablar de liquidación, y sí de "proceso viable" como el que se hizo en Banesto

TOLEDO, 17 (EUROPA PRESS)

El diputado regional y secretario general del Grupo Popular, Marcial Marín, reiteró hoy que su partido no quiere oír hablar de liquidación de Caja Castilla La Mancha, una vez finalice la auditoría del Banco de España, "y sí de un proceso viable como se hizo con Banesto".

De este modo se pronunció, a preguntas de los medios, sobre ese posible borrador de la Ley de Cajas, que pretende reducir la competencia de los gobiernos regionales sobre las entidades regionales de ahorro que pactan PSOE y PP.

Dirigiéndose a los trabajadores de la caja, insistió en que el PP no quiere oír hablar de liquidación y sí de un proceso viable como se hizo con Banesto. "Una vez se sanee la situación de CCM, que se sienten unas bases y que otros bancos puedan hacer ofertas, pero sobre todo con la premisa de garantizar los 3.200 puestos de trabajo, las 600 oficinas, y que la región se siga beneficiando de la obra social", argumentó.

"Aquel que presente la mejor oferta, y mantenga esos requisitos que el PP quiere exigir cuando se abra la subasta para que otras cajas o bancos puedan comprar CCM, debe mantener los puestos de trabajo, las oficinas, la sede social en Cuenca, y que la obra social beneficie a todos los castellano-manchegos", repitió.

COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

También a preguntas de los medios, sobre la comisión de investigación que su partido podría presentar en las Cortes generales, Marín dijo que la única novedad, "que por desgracia conocimos ayer, es que la nueva ministra de Economía, Elena Salgado, eludió dar explicaciones sobre la intervención del Banco de España, y eso dice poco a favor de la claridad que perseguimos no solo a nivel regional, sino también a nivel nacional".

"Después de la cesión del anterior responsable nacional de Economía, Pedro Solbes, quien es ahora su sustituta no quiere dar explicaciones. Algo está pasando y los ciudadanos necesitan explicaciones", alertó el diputado albaceteño.

Así, Marín interpretó que con ese gesto de no comparecer "no habrá mucha fortuna a la hora de esa comisión tan necesaria", que decidirán presentar o no los dirigentes nacionales.

DIMISIÓN DE ARAÚJO

Dicho esto, el secretario general del Grupo Popular volvió a pedir la dimisión de la vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, que a su juicio "está más preocupada de eludir responsabilidades en lo ocurrido en Caja Castilla La Mancha, que en sacar a la región de la crisis económica que le afecta".

"Después del cese de Solbes, del Consejo de Administración de CCM y del director general, ella sigue sin dar explicaciones de por qué supervisó un beneficio ficticio y la concesión de créditos que son irrecuperables", señaló Marín.

"Tenemos una vicepresidenta desaparecida que ni supervisa, ni gestiona ni acierta", dijo el secretario general del Grupo Popular, que recordó que Araújo habló de que la entidad regional de ahorro gozaba de una situación excelente, y poco después fue intervenida y sometida a una auditoria.

"La auditoría que aún no ha terminado, en lugar de anunciar un beneficio del 30 por ciento, como anunció el dimitido o cesado Juan Pedro Hernández Moltó, con el beneplácito de Araújo, dice que la entidad rondará unas pérdidas de 800 y 1000 millones de euros", agregó.

"Es gravísimo que la responsable del control de las operaciones de CCM consienta algo así", afirmó el diputado 'popular', que se preguntó qué supervisión "de elevada insolvencia ha realizado la propia responsable de Economía cuando hay 3.000 millones de créditos irrecuperables concedidos a 20 promotores", concluyó.