El presidente de Caja Navarra verá en un mes un borrador de nuevos estatutos que eliminen la participación política

MADRID, 1 (EUROPA PRESS) El presidente del Gobierno de Navarra y de la Caja Navarra, Miguel Sanz, anunció hoy que espera tener en un mes un primer borrador para modificar los estatutos de la entidad y eliminar la participación política de los órganos de dirección. Durante su intervención hoy en Madrid en un almuerzo informativo del Foro de la Nueva Economía, Sanz recordó que estos estatutos deben estar pactados con el Ministerio de Economía y Hacienda, dado que Caja Navarra (CAN) es la única caja aforada del país y no se acoge a la Ley de Cajas (LORCA). "Ayer mantuve una conversación y en un mes, quizá antes, me presentarán un borrador de estatutos", aseguró hoy. El dirigente navarro aseguró que en 2004 promovió una primera reforma de esos estatutos para incluir en los órganos de dirección a los sectores económicos y sociales navarros y reducir el número de consejeros del Ejecutivo. La reforma debe culminar ahora con la sustitución por profesionales de todos los cargos políticos en el consejo de administración, en la ejecutiva y en el consejo general de la entidad. Cargos políticos del Gobierno y también de la oposición, recordó. Miguel Sanz aseguró que no es un asunto fácil puesto que "cualquier movimiento" que aparte al Gobierno foral de esos órganos puede ser interpretado como un "paso en contra de la foralidad de la Caja", pero que cree necesaria ya esta decisión. "Soy defensor a ultranza de las cajas. Han jugado un papel determinante en el desarrollo social de España", defendió. "Y también soy partidario de que se profesionalicen y se alejen del sector político", subrayó. Sanz aprovechó para aclarar que su partido, UPN, "no tiene ni un crédito" con esta caja. El presidente de la CAN Y del Gobierno autonómico quiso también matizar que viene trabajando en esta profesionalización desde 2007, aunque la noticia ha surgido ahora, tras la intervención por el Banco de España de la Caja de Castilla-La Mancha y en plena tormenta financiera. Sobre el futuro de la entidad, Sanz no quiso dar hoy información sobre las alianzas estratégicas que él mismo anunció la semana pasada. Según expuso entonces, Caja Navarra está negociando la firma de alianzas con otras entidades y no descarta de plano llevar a cabo adquisiciones en el actual entorno de reorganización del sistema financiero, aunque esta posibilidad se presenta difícil.