El Santander prevé captar un millón de cuentas bancarias en Reino Unido en 2009

LONDRES, 28 (Europa Press/Alicia Crespo)

El Santander prevé captar un millón de nuevas cuentas bancarias en el Reino Unido a lo largo de este año tras la integración de los negocios de sus filiales en el país --Abbey, Alliance & Leicester y Bradford & Bingley-- hasta alcanzar un total de 8,5 millones, según explicó este jueves en rueda de prensa el máximo responsable de los negocios del banco español en el mercado británico, Antonio Horta Osorio.

Este crecimiento del 14% "será un hito excepcional", porque en Reino Unido la cuenta corriente es el producto que más vincula al cliente con la entidad financiera y genera efectos colaterales "muy beneficiosos", similares a los que acarrea la hipoteca para la banca en el mercado español, dijo el ejecutivo. "La lealtad del cliente viene por ahí", ilustró Horta Osorio.

Alcanzar este objetivo permitirá aumentar la cuota de mercado del Santander en este segmento en un punto porcentual, hasta el 13%, y se inscribe en la estrategia del grupo que preside Emilio Botín de abordar al cliente en función del conjunto de sus necesidades financieras y no como consumidor de productos por separado, tal y como hace la banca inglesa.

Según el consejero delegado del Santander en Reino Unido, los resultados financieros de la entidad demuestran que "va por delante de sus competidores, pese a la difícil coyuntura económica", que previsiblemente se prolongará durante los próximos trimestres, ya que las previsiones de los principales organismos oficiales y que el banco asume apuntan a un descenso del PIB del 4% para 2009.

A su parecer, el Santander, que cuenta con un total de 25 millones de clientes en Reino Unido, está "muy bien posicionado" en este mercado gracias a su aplicación de un modelo bancario muy diferente al inglés, combinado con la prudente gestión del riesgo y de la liquidez, y el progresivo crecimiento de los márgenes comerciales, que las entidades financieras británicas "habían olvidado en los últimos años".

"Tenemos la oportunidad y la trayectoria de gestión para seguir mostrando mejor comportamiento" que el resto de competidores, pese a las difíciles condiciones económicas", insistió el directivo. Según los datos que maneja la entidad, el beneficio de la banca inglesa caerá en conjunto un 32% a lo largo del ejercicio 2009, mientras que en los tres primeros meses del año, los del Santander crecieron en la misma proporción.

Aunque eludió aventurar qué beneficio obtendrá el Santander en el conjunto de 2009 en Reino Unido, Antonio Horta Osorio se mostró "absolutamente convencido" de que las tendencias descritas en el primer trimestre del año "seguirán repitiéndose en el futuro", con el crecimiento del margen comercial y la disminución del crédito al consumo, entre otros factores.

LA PRIORIDAD, UNIFICAR LA MARCA

Al ser preguntado sobre la posibilidad de que el Santander aproveche la situación de debilidad de algunos competidores en Reino Unido, así como los deseos del Gobierno británico de privatizar las entidades nacionalizadas, como Northern Rock, el ejecutivo hizo hincapié en que la prioridad del grupo es la eliminación de sus marcas locales y su sustitución por la firma Santander, así como avanzar en la integración de la gestión para avanzar en las sinergias de costes.

"Buscamos incesantemente la eficiencia en cada mercado en el que actuamos para ofrecer el mejor servicio al cliente sin perjudicar la rentabilidad para el accionista", indicó el consejero delegado del Santander en Reino Unido, mercado que representó el 18% de los ingresos totales del grupo durante el ejercicio 2008.

Con las últimas compras llevadas a cabo en Reino Unido, el grupo aspiraba a alcanzar un 10% de cuota en los principales mercados en los que opera y obtener una masa critica, objetivo que ha logrado tanto en hipotecas, como en depósitos, cuantas bancarias y oficinas, hasta lograr en conjunto una cuota de mercado del 11%.