Gómez dice que si llega a presidente cambiará la Ley de Cajas porque "no puede haber caciquismo político" en Caja Madrid

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, aseguró hoy que si en 2011 llega a presidente de la Comunidad de Madrid cambiará la actual Ley de Cajas elaborada por el Gobierno regional porque "no puede haber ese caciquismo político" en Caja Madrid que, a su juicio, está teniendo lugar ahora.

En una entrevista con Radio Nacional de España (RNE), recogida por Europa Press, Gómez indicó que el tema de Caja Madrid es una "cosa importante y relevante para los ciudadanos" y que, por eso, los socialistas apuestan por la "estabilidad" y la "legalidad", sobre todo, dada la situación actual de crisis económica y financiera "sin precedentes".

Preguntado por si llegase a dirigente del Ejecutivo autonómico cambiaría la nueva normativa, actualmente en revisión, Gómez fue muy claro: "Por supuesto". "Una caja de ahorros no puede tener tanta intervención política. No puede haber ese caciquismo político que estamos viendo en la Comunidad porque deteriora y perjudica los objetivos de la entidad financiera", añadió.

A su juicio, Caja Madrid tiene que ser una "entidad profesional, al servicio de los ciudadanos y que sirva para el relanzamiento económico de la región de Madrid", es decir, que sirva para dar servicio a las familias y a las empresas, a los autónomos y a las pymes, apostilló el socialista.

Por el contrario, para Gómez, lo que está haciendo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en Caja Madrid es "irresponsable" porque está poniendo a la entidad "en riesgo día a día". "Aguirre y (Alberto Ruiz-Gallardón) han trasladado (a Caja Madrid) la guerra interna del PP, un partido en franca descomposición interna, una guerra de facciones", indicó.

En este sentido, señaló que ambos dirigentes "se pegan por la silla del (presidente del PP) Mariano Rajoy", y que ese es el origen de fondo de los problemas que tiene actualmente la Caja. "(Aguirre) no se da cuenta de que es el cuarto banco del país y que hoy por hoy lo que necesitan las familias es préstamos para comprar vivienda, y los autónomos y las pymes líneas de crédito para no cerrar sus negocios", agregó.

Por otro lado, preguntado por la polémica de los actos oficiales del Dos de mayo, a los que los socialistas no acudirán en modo de protesta por el cierre de la comisión de investigación en la Asamblea de Madrid sobre la supuesta trama de espionaje a altos cargos en la Comunidad, Gómez insistió en su postura: no acudirán.

"No participaremos en los actos formales porque Aguirre no tiene respeto ni a las instituciones ni a los madrileños", subrayó el socialista, quien acusó a la presidenta del Ejecutivo autonómico de "ningunear" a las instituciones y de "prepotencia" con el resto de los ciudadanos. "La oposición tiene que dar una respuesta contundente", aseveró.

Por ello, recordó que van a organizar un acto popular en la plaza del Dos de mayo para devolver la fiesta a los madrileños y que sólo cambiaría de opinión, si bien destacó que ya es tarde, si Aguirre le pide perdón por "marginar" a algunos ciudadanos por el mero hecho de vivir en una localidad con alcalde socialista, como es el caso de Getafe. En este sentido, aludió a las declaraciones del consejero de Mintra, Jesús Trabada, que indicó que el primer edil getafense, Pedro Castro, estaba "castigado" sin Metro por llamar "tontos de los cojones" a los votantes del PP.

También hizo hincapié en el boicot que hicieron ayer en el Senado los parlamentarios del Partido Popular a Castro, también presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), y recalcó que para que la actitud socialista cambiase tendría que haber unas disculpas por parte del Gobierno regional por la falta de respeto a las instituciones, y por, además, las últimas declaraciones "insultantes e hirientes" sobre su persona.

De esta manera se refirió a las palabras del vicepresidente y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González, que la semana pasada aseguró que Gómez asistiría a los actos finalmente porque se había dado cuenta ya del ridículo que había hecho "pateando el trasero" a las víctimas del terrorismo por no acudir a los actos homenaje del 11-M.