Gómez planteará a Aguirre una presidencia técnica y profesional de Caja Madrid

MADRID, 30 (EUROPA PRESS) El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, se reunirá mañana con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para abordar la situación interna que atraviesa Caja Madrid, mostrar la predisposición de los socialistas a llegar a un acuerdo y presentarle su propuesta de que el presidencia de la entidad sea "técnica y profesional". En rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva, Gómez recordó que el encuentro de mañana se produce después de que el pasado jueves, Aguirre le telefoneará en el comienzo de una rueda de contactos con todos los implicados en el asunto de la entidad y que tuvo el pistoletazo de salida el mismo día, con un encuentro que mantuvo el Gobierno regional con los sindicatos. Esta reunión tendrá lugar también un día después de que el Gobierno central presente un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la Ley de Cajas de la Comunidad de Madrid. Preguntado por si se siente "desautorizado" por su partido después de que los socialistas se hayan abstenido en parte del proceso, Gómez indicó que "en absoluto" y que dicha decisión es "coherente" con su posición y va a acorde con su apuesta por la "legalidad y la estabilidad". "Estamos para apoyar la estabilidad, no me gusta la Ley y vamos a hacer una ley (cuando lleguen al Gobierno de la Comunidad) en la que se apueste por la profesionalidad, la imparcialidad, la buena gestión técnica, y por que la obra social cumpla con estos objetivos", indicó Gómez, que aseguró que solicitará a Aguirre un "acomodo" de la normativa autonómica a la Ley de Órganos Rectores de Cajas de Ahorros (LORCA) de carácter nacional. Así, manifestó que durante la reunión de mañana le ofrecerá a Esperanza Aguirre su predisposición a "un gran consenso que dé estabilidad" a la entidad, una estabilidad, que según el socialista, la han quitado la presidenta madrileña y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, con sus "batallitas" internas, por lo que también le pedirá a la máxima dirigente que se "lleve bien con Gallardón porque es necesario para Caja Madrid". No obstante, reconoció que lo más importante es que la legalidad tiene que estar "por delante de todo" y si hay que ajustar la nueva Ley de Cajas a la del Estado, "que lo haga cuanto antes en aras de la estabilidad y la legalidad en el seno de Caja Madrid" porque cuando ellos lleguen al poder, en el 2011, según los cálculos de Gómez, modificarán dicha normativa con el fin de "despolitizar" la Caja de Ahorros. Así, asegurando que el recurso presentado por el Gobierno central está elaborado por abogados de "conocido prestigio", solicitará a Aguirre que acomode su Ley de Cajas a lo que ha planteado el Consejo de Ministros para presentar dicho recurso y que establezca unos criterios que se ajusten a la Constitución. "Vale ya de espectáculos vergonzosos y bochornosos y de circos en Caja Madrid, que se sienten todos", dijo a coalición. "Es inmoral e insostenible la injerencia política que estamos observando en los últimos meses", continuó denunciando, al tiempo que destacó que Caja Madrid es una entidad financiera que tiene que dar créditos a los autónomos, a las pymes y préstamos hipotecarias a las familias. "Es un buen instrumento para luchar contra el paro", apostilló. A juicio del secretario general de los madrileños, a pesar de que la Caja de Ahorros está para ayudar a los ciudadanos, "algunos la tienen como ariete en la pelea que mantienen por ambiciones políticas personales". Por eso, apostó por cambiar en el futuro la legislación para que todos los órganos de control "se profesionalicen" y que no sean órganos "de debate de los partidos ni de injerencia de los partidos". "CEMENTERIO DE ELEFANTES" En cuanto a la presidencia de la entidad, en manos de Miguel Blesa y cuya continuidad es una de las cuestiones más polémicas, Gómez señaló que los socialistas apuestan por una presidencia con perfil "profesional y técnico" y aseguró que Caja Madrid tiene en su seno "profesionales cualificados para dirigir" la entidad. "La presidencia no puede ser un cementerio de elefantes políticos", señaló el socialista, mientras subrayó que el presidente que esté en Caja Madrid tiene que ser "solvente, eficaz, y capaz de liderar y marcar el rumbo de la entidad", y que no tiene que estar "contaminado" ni por el PP ni por Esperanza Aguirre. "Por eso buscamos un presidente de carácter profesional y técnico", apostilló. En este sentido, aseguró que quieren un presidente con estas características para que, cuando los socialistas modifiquen la ley si llegan al poder, éste les ayude a impulsar "todos los cambios legislativos que tengan como objetivo la profesionalización de la Caja". "La política no puede ser una profesión", añadió Gómez, que puso como ejemplo que el día en el que él deje la actividad política, volverá a su trabajo como economista. En cuanto al recurso presentado por el Gobierno central, Gómez matizó que es una muestra de que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero apuesta por la estabilidad de todo el Estado financiero. "El Gobierno estabiliza y va a dar legalidad a Caja Madrid con el recurso", señaló el socialista, que calificó de "broma" la pregunta de un periodista que le cuestionó si se había sentido 'desautorizado' y si la decisión del Gobierno central se acercaba a la postura de Gallardón. Ante esta cuestión, Gómez fue muy contundente y manifestó que "en absoluto" se ha sentido de esta manera y que, de hecho, es una posición "coherente" con la que ha tenido el Partido Socialista en Madrid, basada en el principio de "respeto a la legalidad y la estabilidad". Al mismo tiempo, insistió en que es el Consejo de Ministros quien tiene la capacidad para hacer lo que ha hecho, dando así su respaldo a la decisión del Gobierno central. "Son actitudes coherentes, compatibles y coordinadas", matizó Gómez, quien explicó que se abstuvieron en las votaciones de los Estatutos y del Reglamento de la Caja porque no podían votar en contra de una ley que está vigente, pero tampoco lo podían hacer a favor porque no les gusta y están en contra de la "guerra interna", que, a su juicio, se traen entre manos los miembros del Ayuntamiento de la capital y de la Comunidad.