Iparlat sale del capital de Kaiku tras la venta de su participación del 18,58% a Emmi e Ipar Kutxa

VITORIA/MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

La firma láctea Iparlat ha salido del capital de Kaiku Corporación Alimentaria tras la venta del 18,58% que controlaba en la sociedad a la multinacional suiza Emmi y a la entidad de crédito Ipar Kutxa, que han elevado su participación hasta el 43% y el 10%, respectivamente, informaron a Europa Press fuentes de Kaiku.

La salida de Iparlat del accionariado de Kaiku responde, según las fuentes, a la estrategia diseñada hace varios años de "separar la gestión de ambas empresas".

De este modo, Kaiku se centra en productos lácteos frescos y en la internacionalización de sus marcas, e Iparlat, en la producción de leche líquida.

Esta separación también ha conllevado que el presidente y consejero delegado de Kaiku, Eduardo Urrutia, haya dejado el cargo de consejero delegado en Iparlat, mientras que en ésta última se mantiene como presidente Manuel Arbide.

El sindicato agrario vasco EHNE criticó hoy en rueda de prensa en Vitoria la venta de las acciones de Iparlat a Emmi, en una operación que cifró en 12 millones de euros. Según lamentó, esta transacción, junto con la venta de parte de la participación de Caja Rural de Navarra, ha provocado que tras "dos o tres años de trabajo sucio, la marca Kaiku es ahora de los suizos".

EHNE afirmó que la salida de Iparlat, en la que el Gobierno vasco tiene "una representación importante", constituye una decisión tomada desde el "oscurantismo", puesto que, según aseguró, no se convocó a la junta de la Cooperativa Kaiku hasta cinco días antes de la firma de la venta de las acciones, "proponiéndose como un debate cuando la decisión ya estaba tomada".

"Tras muchos años cobrando la leche por debajo del precio de coste para levantar una empresa que se suponía nuestra, en la que incluso al que no colaboraba lo tachaban de 'anti-vasco', ahora todo pasa a una multinacional suiza", criticó el sindicato.

Asimismo, denunció que todavía no se ha aclarado el destino de los 12 millones de euros de la operación, que podrían ir destinados a sanear Iparlat, y exigió "al menos" su parte correspondiente para los ganaderos, ya que "hay dinero público y de los ganaderos invertidos en Kaiku".