La banca toma posiciones para su entrada forzada en el negocio inmobiliario

  • Madrid, 12 abr (EFE).- La crisis económica se está saldando con el traspaso de una gran cartera de viviendas de manos de promotoras y particulares a las entidades financieras que, obligadas por las circunstancias, estudian cómo gestionar estos activos y toman posiciones para su entrada de lleno en un negocio que no es el suyo.

La banca toma posiciones para su entrada forzada en el negocio inmobiliario

La banca toma posiciones para su entrada forzada en el negocio inmobiliario

Madrid, 12 abr (EFE).- La crisis económica se está saldando con el traspaso de una gran cartera de viviendas de manos de promotoras y particulares a las entidades financieras que, obligadas por las circunstancias, estudian cómo gestionar estos activos y toman posiciones para su entrada de lleno en un negocio que no es el suyo.

De forma conjunta o individualmente, cajas y bancos estudian las posibilidades de gestión de las viviendas de obra nueva con las que se han hecho al ejecutar los créditos al promotor impagados o con las usadas procedentes de embargos.

Entidades como Santander, BBVA, Banco Popular, Banesto, Caixa Catalunya, Banco Pastor, Caixa Terrassa, Caixa Tarragona y Caixa Penedès ya están vendiendo su cartera de inmuebles a empleados o clientes, algunas con rebajas que en ocasiones llegan hasta el 30 por ciento.

Muchos de los inmuebles a la venta proceden de promociones inmobiliarias sin vender financiadas por las cajas o bancos, por lo que las entidades han optado por quedárselas y no computarlas como créditos impagados.

Según los últimos datos del Banco de España, al cierre de 2008 las entidades contaban en sus balances con activos inmobiliarios por importe de 19.821 millones de euros, el 8 por ciento más que un año antes.

Las cajas son las que cuentan con más inmuebles en su haber (el 72 por ciento del total), valorados en 14.324 millones de euros, el 9,6 por ciento más que en 2007, mientras que los bancos tenían activos de este tipo por importe de 3.528 millones de euros, el 1,2 por ciento más.

Pero es precisamente la heterogeneidad de estos activos lo que dificulta a las entidades darles salida, por lo que muchas han optado por unirse con el objetivo de crear varias sociedades a través de las que canalizar el suelo y las viviendas a la venta o en alquiler, nuevas o usadas.

Éste es el caso de Aliancia, un proyecto liderado por Gerens Hill por el que hasta ahora han mostrado interés 23 cajas de ahorros y 4 bancos y cuyo objetivo es gestionar la gran cantidad de activos inmobiliarios que ha tenido que asumir la banca y que ha sido muy superior a lo que es capaz de administrar.

Según explicó a Efe el consejero director general de esta consultora inmobiliaria, José Manuel Albaladejo, "esta es la única manera de que el Banco de España reconozca, entienda y acepte que ha bajado el riesgo de las entidades financieras".

Esta iniciativa se une a la anunciada el pasado marzo por otras cajas de ahorro bajo la sociedad Ahorro Corporación Soluciones Inmobiliarias, en la que de momento participarán 23 entidades con promociones inmobiliarias y suelo urbanizable.

A estas iniciativas, que verán la luz antes de verano, se sumarán próximamente otras, según auguró Albaladejo, empujadas por el exceso de exposición que las entidades financieras tienen al sector inmobiliario.

De momento, La Caixa ya anunció que alquilará a precios más baratos que los de las viviendas de protección oficial un millar de pisos procedentes de promociones inacabadas, que ahora están en manos de Servihabitat, su filial inmobiliaria.

Por su parte, Caja Madrid también informó de que subastará, a través de su casa de subastas Reser, un primer paquete de 126 inmuebles con un descuento de hasta el 40 por ciento sobre el valor de tasación.

Con esta primera operación, Caja Madrid inicia una campaña para vender periódicamente inmuebles de forma on line a través de su casa de subastas.

Además, otras entidades como el BBVA, el Banco Popular, Banco Pastor o la CAM han creado o están mejorando sus página web (Anida, Aliseda, Inmoselección y Oportunidades CAM, respectivamente) en la que los eventuales compradores pueden buscar la casa que quieran.

Otras como el Banco Santander están en plena fase de actualización de la página en la que su sociedad Altamira podrá ofrecer sus inmuebles a la venta.

El sector constructor mira con agrado este tipo de actuaciones. De hecho, la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE) firmó recientemente un acuerdo con el Banco Santander para vender sus pisos con descuentos y financiación asegurada, iniciativa que podrían imitar otras entidades.